• Transporte

Las recargas serán cada vez más rápidas

27 de diciembre 2022

3 min de lectura

Conseguir que la recarga de un vehículo eléctrico sea tan rápida o más que repostar hoy en día un coche con motor térmico centra las investigaciones en todos los elementos que participan en el proceso de recarga.

Las recargas serán cada vez más rápidas

Conseguir que la recarga de un vehículo eléctrico sea tan rápida o más que repostar hoy en día un coche con motor térmico centra las investigaciones en todos los elementos que participan en el proceso de recarga.

Las recargas serán cada vez más rápidas

Más rápidas que poner gasolina, sin que se resienta la vida útil de la batería y de manera que tampoco haya riesgo alguno de sobrecalentamiento durante el proceso. Esos son los objetivos que se le ha puesto al sistema de recarga de vehículos eléctricos para que sea realmente atractivo y funcional en los próximos años. Unos retos que habría que cumplir en Europa antes de 2035, cuando dejarán de venderse vehículos de combustión de cualquier tipo.

TECNOLOGÍA DE LA NASA

Uno de los inconvenientes de las recargas ultrarrápidas es la temperatura que alcanzan durante el proceso tanto las baterías como los cables que conducen la electricidad. Gracias a una investigación llevada a cabo por la NASA en la búsqueda de un sistema de refrigeración efectivo para los complejos equipos de las próximas misiones a la Luna y Marte, la Estación Espacial ya cuenta desde 2021 con un sistema denominado por los investigadores como "ebullición de flujo subenfriado".

investigación llevada a cabo por la NASA en la búsqueda de un sistema de refrigeración efectivo

Este sistema permite enfriar cables que conducen elevadas cargas de electricidad y, por tanto, acelerar el flujo de electricidad. En la NASA están convencidos que este proceso se podría aplicar a la recarga de vehículos eléctricos y permitiría llenar las baterías de un coche en menos de cinco minutos.

CARGA ULTRARRÁPIDA SIN DEGRADACIÓN DE LA BATERÍA

Un equipo de la American Chemical Society (ACS) ha estudiado el comportamiento de las baterías de litio de los vehículos eléctricos para encontrar un método capaz de acelerar su recarga sin que ello suponga una reducción de su vida útil. Parece ser que mediante técnicas de aprendizaje automático se puede crear un protocolo que permite las recargas ultrarrápidas sin dañar la batería. Esto permitiría cargar una batería del 10 al 90% en solo 10 minutos y sin riesgo alguno para su longevidad.

Realizar la adaptación de estos protocolos para acelerar la velocidad en que se llenan las baterías y eliminar los daños en ellas, exige recopilar y analizar una gran cantidad de datos para saber cómo repercuten los procesos de carga en las baterías. A pesar de la viabilidad de estos procesos, no estarían operativos para el público hasta dentro de cinco años.

investigación llevada a cabo por la NASA en la búsqueda de un sistema de refrigeración efectivo

INTERCAMBIO DE BATERÍAS, OTRA SOLUCIÓN

Cambiar una batería descargada por otra completamente llena en menos de cinco minutos en una "estación de intercambio" es una posibilidad que se maneja desde que empezaron a fabricarse los primeros vehículos eléctricos en gran cantidad. Nissan, Renault y otras muchas marcas han estudiado esa posibilidad, pero los únicos que la han llevado a la práctica son los fabricantes chinos como NIO, que ya dispone de 700 estaciones de intercambio de baterías en las principales ciudades de China. El conductor no tiene que hacer nada, solo situar su coche en un espacio predeterminado y en tres minutos la batería descargada se cambia por otra cargada al 100%. La marca ya ha instalado una de estas estaciones en Berlín, Alemania, para sus primeros clientes europeos.

En 2021 Iberdrola, en colaboración con Cooltra e Inetum presentó el primer proyecto piloto de banco de carga de baterías para motos en la sede de Inetum en Madrid. Estos bancos inteligentes estarán automatizados, asegurando un servicio 24 horas, 7 días de la semana y permiten a los usuarios cambiar las baterías descargadas de sus motos eléctricas por unas completamente cargadas en menos de un minuto.

motosharing

De momento, se ha diseñado para agilizar el servicio de motosharing, pero en un futuro estará disponible para servicios particulares. Cada vez son más las motos eléctricas que utilizan baterías extraíbles e incluso ya empiezan a aparecer pequeños vehículos urbanos que también permiten sacar sus baterías para cambiarlas o cargarlas en casa.

Otros fabricantes de motos como Kymco ya están a punto de implementar en Europa este tipo de servicio de intercambio de baterías y la española Silence ya lo puso en marcha en Barcelona a principios de 2022. Este sistema también se utilizará en el primer coche urbano eléctrico de Silence, el S04, que estará en el mercado en 2023.

Related