• Transporte

Las otras formas de tener coche eléctrico

19 of August 2022

0 min de lectura

Disfrutar de un coche "en exclusiva" ya no implica tener que comprarlo, al menos de la forma tradicional que hasta ahora conocíamos.

Las otras formas de tener coche eléctrico

Disfrutar de un coche "en exclusiva" ya no implica tener que comprarlo, al menos de la forma tradicional que hasta ahora conocíamos.

Renting de coches eléctricos

Hasta hace muy poco comprábamos infinidad de cosas de las que ahora seguimos disfrutando, pero sin tener que ser su propietario. La forma de acceder a diferentes productos y servicios cambia y en el mundo del automóvil las transformaciones se acumulan, tanto en tecnología como en el uso y en la manera de entender lo que significa disfrutar de un coche. Los continuos cambios tecnológicos, de normativas y de nuestras propias necesidades hacen que un coche que hace tres años era perfecto para nosotros ahora no se adapte a nuestro estilo de vida o, sencillamente, no se adapte al tipo de desplazamientos que realizamos. En el caso de los vehículos eléctricos este tipo de fórmulas de compra tienen más sentido para que los usuarios puedan probar y disfrutar la movilidad eléctrica sin el compromiso de adquirir el coche en propiedad, sabiendo que tienen la posibilidad de devolverlo al finalizar el plazo acordado.

Dejando a un lado los sistemas de carsharing y de coche por suscripción, ahora las fórmulas son de lo más variado, desde la financiación tradicional hasta los sistemas de renting, renting para particulares, leasing o las propuestas de las marcas, a mitad de camino entre la financiación tradicional y el renting.

Nos vamos a centrar en los sistemas más habituales, el renting y los programas de las marcas que llamaremos multiopción, una mezcla entre el renting clásico y la financiación tradicional, pero con algunos servicios incluidos habitualmente en el alquiler a largo plazo. Hay modelos en los que estas fórmulas suponen hasta el 97% de las ventas y solo el 3% corresponden a una compra tradicional con financiación bancaria o pago al contado.

Ya hay empresas que ofrecen sistemas de renting específicos para eléctricos que incluyen el cargador en casa o en el centro de trabajo

RENTING

Esta fórmula es un alquiler a largo plazo y el coche está a nombre de la entidad financiera que ofrece el renting y es la que compra el coche y se lo alquila al cliente.

En un renting tradicional al finalizar el contrato (normalmente entre los dos y los cinco años) el usuario no tiene posibilidad de quedarse con el coche, porque es un alquiler y la empresa se queda con él, aunque ahora algunas de estas entidades ofrecen esta posibilidad.

El contrato se firma por un tiempo y unos kilómetros anuales determinados y la cuota mensual, sin entrada, incluye seguro a todo riesgo sin franquicia, impuestos, mantenimiento, cambio de neumáticos, averías, coche de sustitución y gestión de multas ya que en realidad el usuario no es el propietario. Ya hay empresas que ofrecen sistemas de renting específicos para eléctricos que incluyen el cargador en casa o en el centro de trabajo, en el caso de que no lo ofrezca la marca.

MULTIOPCIÓN

MULTIOPCIÓN

En el caso de la multiopción el coche estará a nombre del cliente y a todos los efectos es el dueño del vehículo. En este tipo de compra también se fija un periodo de uso (también entre dos y cinco años) y un kilometraje anual así como un valor estimado de la cuota final que estará en función de estos parámetros.

Al ser el propietario del vehículo, lo habitual es que el usuario deba pagar seguro, impuestos, mantenimiento y todos los gastos derivados del uso, pero en los últimos años es cada vez más normal que las marcas ofrezcan un sistema parecido al del renting tradicional. El usuario paga una entrada y una cuota mensual que incluye seguro a todo riesgo, mantenimiento y revisiones e incluso el cambio de neumáticos. Al finalizar el periodo suscrito el cliente puede pagar la cuota final y quedarse con el coche, devolverlo y resolver su relación con la marca o entregarlo para iniciar un contrato nuevo por un coche a estrenar. En el caso de los eléctricos hay muchas marcas que incluyen el cargador para el domicilio en el importe total del contrato.

Ejemplo práctico de renting de coche eléctrico

UN EJEMPLO PRÁCTICO

Tenemos el ejemplo deun Volkswagen ID.3, un modelo equivalente al mítico Golf pero 100% eléctrico y que gracias a My Renting de Volkswagen puede adquirirse mediante esta fórmula de pago mensual que libera de todos los gastos adicionales que conlleva un automóvil, exceptuando el consumo. La oferta actual de Volkswagen My Renting es para el ID.3 Life de 204 CV con batería de 58 kWh. La entrada es de 9.677 euros con 48 mensualidades de 395 euros. El precio incluye 10.000 kilómetros anuales y todos los servicios de mantenimiento y reparaciones, pero sin la sustitución de neumáticos. En el precio total ya está incluido el descuento del Plan Moves III.

Related