• Transporte

Navegación eléctrica, en la estela del automóvil

30 of May 2022

0 min de lectura

La electrificación también se abre paso en el mundo náutico. De momento, en las embarcaciones de recreo más compactas y siempre con los coches eléctricos como referentes.

Navegación eléctrica, en la estela del automóvil

La electrificación también se abre paso en el mundo náutico. De momento, en las embarcaciones de recreo más compactas y siempre con los coches eléctricos como referentes.

Así son los nuevos narcos eléctricos

Los fabricantes de embarcaciones observan la evolución del mercado de vehículos eléctricos y cada vez son más los clientes de barcos de recreo que muestran su interés por una navegación limpia y sin emisiones. En los últimos años han sido varios los astilleros de barcos de pequeña eslora los que han recurrido a la colaboración o el asesoramiento técnico de marcas de automóviles para iniciar su transición a la navegación 100% eléctrica.

Un ejemplo claro es la firma alemana Torqeedo, especializada en embarcaciones eléctricas. Hace ya cinco años recurrió a BMW para que la marca le suministrara baterías de iones de litio para sus barcos de la gama Deep Blue. Estas baterías son exactamente las mismas que se montan en el BMW i3, cuyo diseño permite la utilización no solo en automóviles, también en otras muchas aplicaciones. De hecho, una vez que dejan de ser útiles en un automóvil resultan perfectas para el uso en una embarcación, algo que ya contempla la colaboración entre estas dos firmas.

TORQEEDO BMW

Algo muy parecido han hecho Renault y Seine Alliance, una empresa de excursiones turísticas por el Sena, en París. La marca de coches suministrará a Seine Alliance las baterías de segunda vida procedentes de sus vehículos para la embarcación Black Swan, todo un ejemplo de reutilización y sostenibilidad. Esta embarcación utiliza el casco reciclado de una lancha rápida diseñada por el constructor italiano Tullio Abate, en la que se ha sustituido el sistema de propulsión original por dos motores eléctricos independientes y el sistema de baterías recicladas de los Renault eléctricos. El Black Swan permite que grupos de entre dos y ocho personas disfruten de cruceros por el Sena de unas dos horas de duración.

Renault y Seine Alliance

El gigante norteamericano del automóvil General Motors es otra de las marcas que no quiere perderse la posibilidad de entrar en el sector náutico a través de la electrificación, pero han decidido hacerlo de otra forma. La multinacional ha invertido 150 millones de dólares en Pure Watercraft, una empresa especializada en la fabricación de motores eléctricos para barcos, lo que supone la adquisición de un 25% del total de la empresa naviera.

MÁS QUE BATERÍAS Y TECNOLOGÍA

Sin ninguna duda la colaboración más estrecha es la que han iniciado la marca española CUPRA y la naviera Silent Yachts, especializada en barcos eléctricos que también cuentan con energía solar. El nuevo catamarán eléctrico será diseñado por la marca española más deportiva y su sistema de propulsión será el mismo que emplea el Grupo Volkswagen en sus coches, entre ellos el Born, el primer eléctrico de la marca. El Silent-Yacht CUPRA ofrecerá un enorme rango de navegación gracias al apoyo de sus paneles solares que aportan nuevas posibilidades de recarga.

CUPRA SILENT YACHTS

Y al igual que está ocurriendo en el mundo del automóvil con la conversión en eléctricos 100% de vehículos clásicos sin modificar su aspecto, ya hay especialistas en transformar barcos a la propulsión eléctrica. La naviera finlandesa OceanVolt convierte embarcaciones convencionales en 100% eléctricas adaptándose a las necesidades de sus clientes y sin importar la antigüedad de los barcos. El importe medio de electrificar un barco de hasta 12 metros de eslora es de entre 20.000 y 22.000 euros. Una de las últimas actualizaciones de esta empresa ha sido una embarcación datada en 1908.

RECARGA, LA CLAVE DEL FUTURO

Al igual que ocurre con el automóvil la red de recarga es primordial para el desarrollo de esta nueva forma de navegación. Los cargadores para embarcaciones en puertos deportivos son casi inexistentes, pero ya hay varios planes europeos para crear una red que merezca tal nombre.

RECARGA, LA CLAVE DEL FUTURO

En Noruega se han inaugurado los primeros cargadores compartidos para barcos y coches, con una potencia de 150 kW y conectores CCS.

Los primeros proyectos para desarrollar una red de cargadores en otros puntos de Europa ya están en marcha y empezarán en la Costa Azul y la Riviera italiana, con un objetivo de 150 cargadores de este tipo instalados a finales de 2022.

CANDELA C-8

BOATSHARING ELÉCTRICO, EL PRIMER PASO

Al igual que ocurrió en las grandes ciudades hace unos años con los primeros sistemas de vehículos eléctricos compartidos, ya hay empresas que se preparan para ofrecer sus lanchas y pequeñas embarcaciones de recreo con la misma fórmula de los coches de carsharing.

El fabricante sueco Candela ya ha creado una asociación con la empresa de barcos compartidos Agapi para incorporar el espectacular hidroplano C-8 eléctrico a este servicio. La idea es que muy pronto el Candela C-8 esté disponible para uso compartido en puertos de Escandinavia, Reino Unido, Mallorca, Menorca, Marbella y Creta.

Related