• Luz

¿Qué son las sobretensiones y cómo evitarlas?

28 of April 2021

0 min de lectura

Entra en nuestra web y descubre toda la información sobre las sobretensiones y las claves para evitarlas en nuestros post. ¡No esperes a que te ocurra!

¿Qué son las sobretensiones y cómo evitarlas?

Una instalación eléctrica consiste en un conjunto de circuitos que se encargan de distribuir la corriente eléctrica por un inmueble. Todas las instalaciones se componen de una serie de partes y elementos de seguridad para que se pueda disfrutar de electricidad de forma segura. Estos elementos van a evitar, entre otras cosas, que se produzcan las sobretensiones.

Toda instalación eléctrica está compuesta por dispositivos de conducción, dispositivos de consumo y dispositivos de control y protección. Estos últimos son los que van a prevenir la aparición de fallos y anomalías, que puedan ocasionar averías en la instalación.

¿Qué son las sobretensiones?

Una sobretensión se produce cuando hay un aumento inesperado del voltaje, por encima de los valores establecidos y/o habituales. Este aumento se da entre dos puntos de una instalación eléctrica, y puede llegar a ocasionar graves problemas, no solo a la instalación en general, sino también a todos los equipos eléctricos conectados a ella.

Los dispositivos de control y protección que se hallan en la instalación son, precisamente, los encargados de evitar que se produzcan las sobretensiones. Pero, además de evitarlas, consiguen que estas no afecten a la instalación eléctrica, ya que no solo corre riesgo ésta, sino también, la salud de las personas que se hallan en el inmueble en ese momento..

Las sobretensiones no solo pueden afectar a la red eléctrica. También es posible que este problema pueda darse en las líneas de corrientes débiles: línea telefónica, radiofrecuencia, red de datos, etc.

Tipos de sobretensiones eléctricas

Se pueden distinguir dos tipos de sobretensiones eléctricas principales:

Las sobretensiones transitorias

Las sobretensiones transitorias son aumentos del voltaje y de tensión muy elevados, que no duran mucho tiempo. Por lo general, este tipo suele darse cuando hay pequeños problemas en la red general o particular o, en la mayoría de los casos, por fenómenos climatológicos adversos, como por ejemplo, la presencia de tormentas eléctricas.

En el caso de las condiciones climatológicas, un rayo puede provocar un aumento de la tensión, ya sea mediante un contacto directo (lo que resultaría más peligroso), o indirecto.

Las sobretensiones permanentes

Las sobretensiones permanentes se producen cuando el aumento de la tensión o del voltaje se prolonga más en el tiempo. Suelen ser habituales cuando la instalación eléctrica ya está obsoleta, o cuando hay fallos de conexión en los centros de distribución. Si no se dispone de un dispositivo de protección adecuado, este tipo de sobretensión puede ocasionar daños importantes en la instalación eléctrica, y en los equipos conectados a ella.

Aquí puede darse el caso de la rotura del cable neutro de la instalación. Este fallo provocaría una descompensación en las tensiones, y un aumento de centenas de voltios, provocando así la sobretensión.

Cómo evitar las sobretensiones eléctricas

Las sobretensiones se producen sin previo aviso, y para que no ocurran en tu instalación eléctrica, debes contar con un sistema de prevención adecuado. Para ello, existen una serie de protectores de sobretensiones, que se pueden instalar en la red de cualquier inmueble. La instalación de estos protectores, ha de llevarla a cabo un técnico especialista en electricidad.

Además, para calcular la potencia óptima para tu hogar y evitar este tipo de problemas, en Iberdrola contamos con la calculadora de potencia eléctrica que también te permitirá optimizar al máximo tu plan de luz y evitar sobrecostes innecesarios en tu factura.

evitar sobretensiones

Los varistores

Los varistores son un aparato que protege cualquier instalación eléctrica de las sobretensiones transitorias, y actúan mediante un sistema de protección frente a los picos elevados de tensión de corta duración. También protege a la instalación contra la caída de rayos, o cualquier tipo de descarga, a la hora de conectar y desconectar mal algún aparato eléctrico de mucha potencia.

Cuando detienen la sobretensión, los varistores no suelen cortar el suministro eléctrico. Lo que hacen, en realidad, es desviar la corriente para que no llegue a los equipos receptores.

Los protectores combinados de sobretensión

Si bien los varistores son una solución muy económica, no protegen frente a las sobretensiones permanentes. Es por ello que lo más recomendable será siempre instalar en el inmueble (vivienda, local comercial, oficina, etc.) un protector combinado.

Este protector es un dispositivo que corta de inmediato cualquier tipo de sobretensión que se produzca en una instalación eléctrica. No en vano, se activa en menos de 100 nanosegundos para detener el pico del voltaje. Una vez obstaculizado el aumento de tensión, regula el voltaje para que este no afecte ni a la instalación general, ni a los aparatos que estén en ese momento conectados a ella.

Estos protectores solo se activan cuando se produce una sobretensión. Durante su funcionamiento, lo que hacen es conducir la corriente a la tierra, para que no se vea afectada la instalación.

Como decíamos anteriormente, este tipo de protectores contra sobretensiones deben ser instalados por personal técnico cualificado. De hecho, deben estar adaptados al tipo de red, y a la configuración de la propia instalación. De lo contrario, no serán capaces de detener las sobretensiones.

Además, estos protectores deben contar con la certificación eléctrica adecuada, y en la que se demuestre que cumple con la normativa legal vigente.

¿Es obligatorio instalar protectores de sobretensiones?

En la actualidad, es obligatorio tener instalado un limitador de sobretensiones en cualquier instalación eléctrica. De hecho, se recomienda que este protector sea el primer elemento que se instale en el cuadro eléctrico de un inmueble.

Para la instalación de un tipo de protector u otro, debes atender a la potencia eléctrica que tengas contratada, y a la intensidad del Interruptor de Control de Potencia (ICP). Por ejemplo, si la intensidad del ICP es de 30 amperios, lo que se aconseja es que el protector tenga la misma intensidad, para cubrir siempre cualquier posible sobretensión.

En cualquier caso, siempre será mejor contar con el asesoramiento de un técnico especialista. Será este quien determine el tipo de protector que necesitas.

Las sobretensiones, en definitiva, son un problema que resulta mucho más habitual de lo que parece. Sea en la vivienda, en el local o en la oficina, debes cuidar que no se produzca una avería de este tipo, ya que puede ocasionar graves problemas, tanto a la instalación general, como a los equipos conectados a ella. La instalación de protectores será, sin duda, la mejor solución.

Related