• Energia

¿Cuál es la temperatura ideal de la nevera?

06 de mayo 2021

3 min de lectura

Entra y descubre nuestros mejores consejos para mantener la temperatura ideal de tu nevera en beneficio de tus alimentos y ahorro de luz. ¡No te los pierdas!

¿Cuál es la temperatura ideal de la nevera?

El frigorífico es uno de los mayores avances que se han dado dentro de la industria de la conservación de alimentos: si se regula a la temperatura adecuada, ayuda a que los productos duren más y se mantengan frescos y aptos para consumo durante más tiempo. Pero, para que esto sea posible, es necesario que la nevera funcione durante todo el día. Posiblemente sea el aparato del hogar que está durante más tiempo en funcionamiento. Por ello, es indispensable conocer cuál es la temperatura ideal de la nevera, ya que de esta manera se puede obtener un ahorro en la factura de la luz y mejorar la conservación de los alimentos.

¿Por qué es importante mantener la temperatura ideal en la nevera?

Gracias al proceso de refrigeración se consigue un retraso en el crecimiento de microorganismos patógenos que pudieran encontrarse en los alimentos. De este modo, se mantienen determinadas condiciones de seguridad necesarias para que se puedan consumir sin riesgo.

Para que esto sea posible, es necesario mantener la temperatura de la nevera a un nivel adecuado. Este se sitúa en torno a 4°C, aunque puede oscilar entre los 3 y los 5, en función de lo vacía o lo llena que esté; la del congelador, por su parte es -17°C o - 18°C.

temperatura ideal nevera

Cuando la temperatura de los alimentos empieza a subir por encima de cierto punto (los 4 o 5 grados), las bacterias comienzan a multiplicarse exponencialmente. No todas esas bacterias son malas, pero tampoco todas son buenas.

Tanto para la calidad de los alimentos, como para reducir el riesgo de intoxicación alimentaria, es conveniente mantener la nevera refrigerada a la temperatura recomendada, y seguir unas buenas pautas de mantenimiento del frigorífico. Así puedes mantener los alimentos fríos y seguros para su consumo durante días, e incluso semanas, y frenar el crecimiento de las bacterias con éxito. Por ello es tan importante contar con una temperatura adecuada en la nevera. Pero además, esto te permite obtener un gran ahorro de energía y de luz. Si quieres conocer más técnicas y consejos de ahorro energético y de luz, en nuestro blog puedes encontrar todos nuestros post y noticias sobre energía.

Trucos para sacar el máximo partido de la temperatura ideal de tu nevera

A la hora de establecer la temperatura ideal en tu nevera, hay factores que influyen. Se ha mencionado que la cantidad de alimentos que hay dentro del frigorífico es un elemento a tener en cuenta, pero no se puede dejar de lado aspectos como la ubicación del frigorífico, el orden de los alimentos o el tipo de regulador de temperatura. Por ello, te mostramos cómo mantener la temperatura ideal en tu nevera de manera sencilla:

Antigüedad del frigorífico

Las neveras, al igual que ha pasado con otros electrodomésticos, han evolucionado a lo largo del tiempo. No todas las neveras -especialmente, las más viejas- tienen un regulador de temperatura en el que se puedan ver los grados: la mayoría cuenta con reguladores numéricos que sólo te permiten elegir entre una serie de números -por ejemplo, del 1 al 5, siendo el 1 el menor nivel de frío y el 5 el máximo nivel-, o entre los niveles “máximo”, “mínimo” y “medio”.

Si el regulador de temperatura de tu frigorífico no te permite ver los grados, lo primero que debes hacer es meter un termómetro dentro para averiguar a qué temperatura está. Una vez que lo sepas, podrás ir probando distintas regulaciones hasta llegar a la que te permita alcanzar la temperatura ideal de la nevera: 4°C, comprobando la temperatura con el termómetro cuantas veces sea necesario.

Ubicación de la nevera

Es importante que pienses detenidamente la ubicación de la nevera. Es indispensable que se encuentre alejada de cualquier fuente de calor como un radiador, la vitrocerámica o el horno. Esto hará que sea más fácil mantener la temperatura en el interior empleando menos energía y, por lo tanto, obteniendo un mayor ahorro a final de mes en la factura. La ubicación más adecuada debe ser un lugar con buena ventilación, frío y seco.

Seleccionar la temperatura adecuada

Como se ha indicado anteriormente, la temperatura ideal de la nevera debe estar alrededor de 4° o 5°C en el frigorífico. El congelador debe encontrarse a -18°C. De este modo, te aseguras que los alimentos se encuentren en perfectas condiciones para su uso y consigues un ahorro de energía y luz.

Mantener la puerta cerrada

Otra de las cosas que te ayudan a mantener la temperatura ideal en la nevera y ahorrar energía y luz es conservar la puerta cerrada siempre que puedas. Es recomendable que pienses de antemano qué quieres coger o meter en el interior mientras mantienes la puerta cerrada. Cada vez que se abre la puerta la temperatura del interior sube y es necesario emplear más energía para recuperar el nivel previo.

Colocación adecuada de los alimentos

Es conveniente seguir una serie de pautas en relación con el orden de los alimentos, ya que el frío no se distribuye de igual forma por todo el frigorífico, ni todos los alimentos necesitan la misma refrigeración. De esta manera se conservan aptos para el consumo durante más tiempo en tu nevera y consigues un mayor ahorro de energía:

  • Pon los alimentos que requieren temperaturas más bajas para su conservación, como por ejemplo la carne y el pescado frescos, en la zona más cercana al congelador: generalmente, es en la parte baja de la nevera, y en los frigoríficos más modernos existe un compartimento especial, llamado “extra fresh” o similar.
  • Coloca las frutas y verduras en los cajones destinados para ellas, que se suelen encontrar en la parte inferior de la nevera, justo encima de la zona para carnes y pescados. Evita guardarlas en bolsas de plástico, ya que estas favorecen la humedad, la cual lleva a la descomposición del producto y la aparición de bacterias.
temperatura ideal nevera
  • Los huevos, los yogures y los embutidos pueden repartirse en las zonas media y alta de la nevera.
  • Sitúa al fondo de la nevera los alimentos más frescos y, en la parte delantera, los más antiguos o con fecha de caducidad próxima.
  • En la puerta, que es la zona menos fría de la nevera, almacena los productos envasados que requieren menor temperatura para conservarse, como salsas, mantequillas, mermeladas, refrescos, etc.

Conservación de los alimentos

Para conseguir que los alimentos se conserven y la nevera funcione de manera adecuada manteniendo la temperatura ideal, hay una serie de pautas que debes seguir:

  • Guarda siempre los alimentos en bolsas o recipientes herméticos, nunca envueltos en papel o sobre un plato destapado.
  • Revisa todos los alimentos, al menos, una vez a la semana, y retira los que ya no estén en buen estado.
  • Mantén siempre limpia la nevera, eliminando cualquier tipo de líquido que haya podido derramarse.

Además, para que tu nevera conserve su temperatura y funcione adecuadamente, evita introducir alimentos calientes; déjalos enfriar siempre antes de guardarlos en ella. Asimismo es primordial que no la llenes del todo, para permitir la libre circulación del aire frío; y, si tienes que llenarla, baja la temperatura un grado.

Para ayudarte a reducir los consumos en casa, con el Asistente Smart de Iberdrola podrás conocer en todo momento desde tu móvil el gasto desglosado de tus electrodomésticos, sin necesidad de instalar ningún dispositivo. Esa información te servirá para que puedas tomar decisiones para un consumo más eficiente, pero, además, con el Asistente Smart recibirás notificaciones personalizadas con propuestas para conseguirlo y avisos cuando haya consumos anormales, como los que pueden provocar una nevera averiada.

Related