• Energia

Consumo de lavadora: guía para ahorrar en tu factura

29 de diciembre 2022

3 min de lectura

Es el tercer electrodoméstico que más consume. ¿Puede hacerse algo para minimizar su gasto? Sí, aquí te damos varios consejos que reducirán el recibo de la luz sin perjudicar la blancura de tus prendas.

Consumo de lavadora: guía para ahorrar en tu factura

Es el tercer electrodoméstico que más consume. ¿Puede hacerse algo para minimizar su gasto? Sí, aquí te damos varios consejos que reducirán el recibo de la luz sin perjudicar la blancura de tus prendas.

Consumo de lavadora: guía para ahorrar en tu factura

La lavadora es uno de los mejores aliados del ser humano. Pero como nada es perfecto, incluso a este extraordinario invento puede ponérsele una pega: usarlo gasta energía y, por tanto, cuesta dinero. Es, de hecho, el tercer electrodoméstico que más energía consume en el hogar (un 11,8%), solo por detrás del frigorífico y el televisor.

Según IDAE (Instituto para la Diversificación y Ahorro de Energía), el consumo medio de la lavadora es de 245 kWh por hogar al año, lo que supone un gasto aproximado de 70,56 euros anuales. Pero con unas sencillas medidas podemos minimizar el coste de los lavados en nuestra factura de la luz.

ELIGE EL MODELO

El consumo de la lavadora difiere según cada modelo. En 2021 se estableció un nuevo etiquetado de eficiencia de electrodomésticos que los clasifica de la A a la G a partir de su consumo. Según el mismo -la A, de momento, se reserva a futuros modelos de máxima eficiencia-, las lavadoras de categoría B son las que menos consumen, mientras que las de la categoría G serían las menos eficientes.

La cantidad real de energía ahorrada depende de las características del producto, pero puede estimarse que las lavadoras de tipo B implican un ahorro en electricidad de unos 26 euros al año en relación con las del tipo E. Elegir la más conveniente ya es un primer paso para empezar a reducir tu factura.

Y en un nuevo nivel y avance en los electrodomésticos es interesante empezar a pensar en los aparatos inteligentes y conectados a internet. Son la promesa cumplida de un mayor ahorro en la factura.

DISMINUYE LA TEMPERATURA

Gran parte del consumo de energía de las lavadoras proviene del calentamiento de agua. De ahí que sea importante tener un control sobre la temperatura si queremos pagar menos a fin de mes. Según la OCU, lavando a 30º C o menos se puede ahorrar hasta un 60% de energía. Y aunque concede que si la ropa está muy sucia interesa decantarse por temperaturas más altas, "no es recomendable lavar por encima de 60 ºC, entre otras cosas, por el alto consumo de energía".

ACORTA LA DURACIÓN

En 2020, tres investigadores españoles (Alicia Boyano, Nieves Espinosa y Alejandro Villanueva) del Joint Research Center (JRC) de Sevilla, detectaron un cambio que todos los fabricantes de lavadoras habían introducido en sus modelos para cumplir con los estándares de eficiencia energética: ahora los programas son hasta el triple de largos que hace 10 años. Las marcas descubrieron que aumentar la duración de los programas es una forma más eficiente desde el punto de vista energético que aumentar la temperatura. Por otro lado, la capacidad de las lavadoras es cada vez mayor; y a mayor capacidad, más largos son los programas.

Consumo de lavadora: a mayor capacidad, más largos son los programas

Sin embargo, los científicos apreciaron que el consumidor es reacio a usar programas de más de tres horas. Concluyeron que los programas más cortos (de menos de tres horas) son aceptables para los consumidores y se utilizarán con más frecuencia que los programas actuales de ahorro de energía que duran más de cuatro horas. "Esta medida ofrece un alto potencial de ahorro de energía", afirmaron.

LLENA EL TAMBOR

Por más que desees lavar cuanto antes esa prenda que tanto te gusta, siempre será más eficiente esperar unos días hasta que puedas llenar el tambor. Por simple lógica: como tu lavadora va a consumir la misma energía sea cual sea el volumen de la carga, llénala. Cuanto más la llenes, menos veces la usarás.

ESTIRA EL USO DE LAS PRENDAS

A todos nos gusta ir de punta en blanco, pero hay prendas que no es necesario echar a la lavadora después de ponérnoslas una sola vez. Según un fabricante, las camisas y blusas habría que lavarlas después de uno o dos usos; los pantalones de vestir, después de dos o tres, lo mismo que la ropa de dormir; los vaqueros, después de cuatro o cinco usos; y los jerséis, después de seis usos (si se utilizan con camiseta debajo). Aunque para esto hay opiniones de todos los tipos. Según el diario inglés The Guardian, los vaqueros aguantan un mes sin lavar.

CUIDA TU LAVADORA

CUIDA TU LAVADORA

Una cosa es recomendar llenar el tambor y otra sobrecargarlo. Esto, si se hace de manera habitual, podría causar daños en la lavadora y hacerla menos eficiente. Una forma de saber si hemos alcanzado la capacidad ideal es asegurarse que cabe el ancho de una mano. Limpiar el filtro todos los meses también ayudará a mantener en buen estado nuestra lavadora, lo mismo que realizar un lavado mensual (sin ropa). Y ojo con las moneditas y los tiques de compra que se quedan en los bolsillos: pueden bloquear la bomba de desagüe.

ESCOGE LAS HORAS MÁS BARATAS

En Iberdrola ofrecemos a nuestros clientes tarifas estables y otras basadas en discriminación horaria. Si tu contrato se rige por este último modelo, has de saber que puedes elegir entre dividir la jornada en dos o tres periodos. En la opción de dos periodos, las horas más ventajosas son de 22.00 a 12.00 en invierno y de 23.00 a 13.00 en verano. El Plan Tres Periodos está pensado para aquellos clientes que realicen la mayor parte de su consumo entre las 00.00 y las 08.00, fines de semana y festivos nacionales, que es cuando el precio de la luz es menor.

Related