volver Volver

Guía de consumo eléctrico para andar por casa

¿Sabes que la nevera es el aparato que más energía demanda en casa? Aquí, te decimos cuáles son los otros dispositivos del hogar que gastan más electricidad.

Guía de consumo eléctrico para andar por casa

Consumir electricidad es inevitable. Sobre todo en casa. Los hogares requieren más de una quinta parte de toda la energía que se emplea en España, según el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE). Y casi todo el tiempo necesitamos de ella: para cocinar, limpiar, darnos una ducha, entretenernos e incluso cuando estamos dormidos la utilizamos. No hay habitación que se salve de tener algo enchufado o que requiera de algo de potencia para echar a andar. Pero en dos sitios específicos del hogar es donde más se gasta: la cocina y el salón.

COCINA: DE LA NEVERA AL LAVAPLATOS

Conservar los alimentos en buenas condiciones ha sido un cambio radical en la historia de la humanidad. La vida moderna no sería la misma sin un aparato que mantuviera frescas las frutas, verduras, bebidas y otros productos. La nevera, inventada por la estadounidense Florence Parpart en 1914 y que se popularizó en España en los años 50, es un integrante más de la familia. Hoy está en el 99,6% de las casas españolas y es el que más energía consume.

De todos los electrodomésticos que tenemos en el hogar, la nevera absorbe un 30,6% de todo el consumo eléctrico, de acuerdo con el IDAE. La razón es muy simple: siempre está enchufada y trabajando las 24 horas, los siete días de la semana. Aunque su potencia no sea muy grande (usa 10 veces menos energía que un secador de pelo) siempre será el que se lleva las palmas. Si a la nevera agregamos el congelador, el gasto es mayor: tiene una cuota de consumo del 6,1%, igual al del lavavajillas (donde el 90% se debe al calentamiento del agua).

La nevera, el electrodoméstico que más consume

Los expertos del IDAE recomiendan limpiar y descongelar el frigorífico periódicamente para ahorrar energía. La capa de hielo interior hace que sea menos eficiente. Sobre todo, hay que tener las puertas abiertas el menor tiempo posible. Es en este momento cuando se producen las mayores pérdidas. También es recomendable utilizar los electrodomésticos una vez que la carga ya esté completa, por ejemplo, en el caso del lavavajillas.

El horno, por su parte, representa el 8,3% del gasto. Este electrodoméstico es un gran consumidor de energía, debido a las altas temperaturas que llega en un periodo de tiempo breve. Pero la frecuencia de uso, comúnmente, no es la misma que otros aparatos. Y, en todo caso, no es necesario precalentarlo para cocciones superiores a una hora. Aquellos con circulación forzada reducen su tiempo de cocción al menos en un 15%. Ten en cuenta que cada vez que se abre pierde un mínimo de 20% de la energía acumulada. La opción económica es emplear un horno microondas en lugar del convencional, ello supone un ahorro de hasta un 60% de energía, porque son más rápidos.

Hay que considerar que las placas de inducción, que se usan, al menos, tres veces al día, consumen un 20% menos de electricidad que las vitrocerámicas convencionales.

¿Y qué pasa con los pequeños electrodomésticos? Aquellos que se utilizan para batir, trocear o calentar tienen potencias bajas. Sin embargo, los que producen calor, como la tostadora, tienen potencias mayores y dan lugar a consumos importantes.

Consumo del lavaplatos en la cocina

UN PASEO POR EL SALÓN

¿Está acostumbrado a dejar la televisión encendida mientras está haciendo otra actividad? Pues quizás no sea la mejor de las ideas si quiere ahorrar. Este aparato, que posee el 99,9% de los hogares, con una media de 2,2 equipos por casa, ocupa el segundo sitio entre los electrodomésticos que más energía consume (después de la nevera). El gasto medio del televisor equivale al 12,2% de la factura anual.

La televisión, al igual que otros dispositivos (como las cadenas de sonido, los asistentes virtuales y todos aquellos que se apagan, pero no se desenchufan) absorben también energía. Descontando la televisión, estos aparatos, en conjunto, suponen el 10,7% del consumo en casa. Una forma rápida de eliminar este gasto es conectando todos los equipos a una conexión múltiple, así será más fácil apagarlos todos en un solo movimiento y no dejarlos en standby.

La iluminación es algo a tomar en cuenta. Esta supone una quinta parte de nuestro consumo eléctrico total, según el IDAE. Las lámparas de bajo consumo y los LEDS son la mejor opción si se quiere reducir el gasto.

Recuerde que es en el salón de casa donde solemos pasar la mayor parte del tiempo y es aquí donde también suelen instalarse muchos de los aires acondicionados, que sobre todo suponen un gasto en verano.

Consumo de la lavadora en la cocina

¿Y LA LAVADORA?

Poner la lavadora se ha convertido en todo una ecuación matemática. Lo mejor sería echarla a andar por la noche (entre las 00:00 horas de la madrugada y 8:00 de la mañana) o después de la hora de la comida (sobre las 14:00 y las 18:00 horas). Este electrodoméstico es el tercero que más consume energía en casa (un 11,8%).

Entre el 80% y el 85% del consumo energético que produce, proviene del calentamiento de agua durante el lavado. Para reducir costes, lo recomendable es buscar algún programa ECO o disminuir la temperatura del agua al máximo. Red Eléctrica de España (REE) explica que comprar electrodomésticos con etiquetado energético de clase A, A+ o A++ son la mejor opción para ahorrar. Un consumo inteligente siempre viene bien a su bolsillo.