• Transporte

Vehículos eléctricos y movilidad reducida: sostenibles e inclusivos

23 of December 2021

0 min de lectura

Los coches eléctricos tienen que satisfacer las necesidades de movilidad de todo tipo de conductores. Y también las infraestructuras de recarga.

Vehículos eléctricos y movilidad reducida: sostenibles e inclusivos

Los coches eléctricos tienen que satisfacer las necesidades de movilidad de todo tipo de conductores. Y también las infraestructuras de recarga.

Vehículos eléctricos y movilidad reducida: sostenibles e inclusivos

Se estima que en España hay unos 45.000 conductores con algún tipo de limitación de movilidad que necesitan vehículos más o menos adaptados, ya que no existe un registro nacional de conductores con movilidad reducida. La DGT dispone de los datos de conductores con discapacidad y los municipios tienen el número de tarjetas de estacionamiento para personas con movilidad reducida, pero no todas conducen y no todos los conductores con alguna discapacidad necesitan de una adaptación especial de sus vehículos. La progresiva implantación de los vehículos de emisiones cero debe llegar a todos los conductores, independientemente de su tipo de movilidad, y en ello intervienen tanto la adaptación de los automóviles como de la infraestructura de recarga.

De momento, la conversión de vehículos eléctricos para personas con movilidad reducida se centra en el transporte de esas personas, no en vehículos configurados para que ellas mismas puedan conducirlos. El primer modelo eléctrico que se adaptó en España para llevar silla de ruedas en la parte trasera lo realizó Ilunion en 2017 y fue un Nissan ENV200. Desde entonces, ya son varias las empresas que realizan estas transformaciones, especialmente en los monovolumen de gran tamaño, como el Mercedes EQV.

Hemos consultado a dos empresas especializadas en la transformación de vehículos para ser conducidos por personas con movilidad reducida, Rehatrans e Indusauto, sobre los inconvenientes o las ventajas de adaptar un vehículo eléctrico a estas necesidades. Hasta el momento, ninguna había realizado este tipo de adaptación, pero una de ellas, Rehatrans, estaba preparando un Ford Mustang Mach-E.

Mercedes EQV

El momento de la recarga

Por ahora, no existe una normativa que regule la accesibilidad de los puestos de recarga para vehículos eléctricos. CERMI, el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad, ha pedido al Ministerio de Transición Ecológica y Reto Demográfico, una normativa estatal que defina de forma clara los parámetros técnicos y de accesibilidad de los puntos de recarga de automóviles eléctricos.

En Reino Unido la organización benéfica que trabaja para personas con discapacidad Motability, ha realizado una encuesta entre usuarios de vehículos eléctricos con movilidad reducida. Un tercio de los encuestados declaró tener dificultades para encontrar un cargador adecuado que pudiera satisfacer sus necesidades. Y uno de cada siete entrevistados recalcó que, en ocasiones, el peso de los cables y enchufar el conector con el coche requiere bastante fuerza.

Cuanto más potente es el punto de recarga más gruesos y pesados son los cables, pero eso de momento es inevitable. Conectar un eléctrico no exige desbloquear un gatillo ni mantenerlo apretado como ocurre con una manguera de combustible, ya que una vez enchufado podemos retirarnos del vehículo mientras dure la recarga. Esto permite que personas con prótesis en las extremidades superiores puedan manejar un conector eléctrico mejor que una manguera tradicional de gasolina en la mayoría de los casos.

Prótesis de recarga

También uno de cada tres encuestados señaló que en algunos cargadores los bordillos, los bolardos o un mal mantenimiento del firme les impedían acercarse al cargador con facilidad en silla de ruedas.

De hecho, Motability ha firmado en Reino Unido un acuerdo con las principales operadoras de cargadores eléctricos para establecer el estándar de estos cargadores para personas con discapacidad. En ese acuerdo se contemplan aspectos como el tamaño del estacionamiento, altura de bordillos, espacio entre los bolardos o la altura de colocación de los conectores para conseguir que la movilidad eléctrica sea inclusiva para todos.

Asimismo se pretende establecer un criterio que sirva de orientación a los conductores, con una nueva y clara definición de puntos de carga de vehículos eléctricos "totalmente accesibles", "parcialmente accesibles" y "no accesibles".

Aunque todavía no existe una normativa a este respecto en España, desde Iberdrola tratamos de hacer la movilidad accesible para todos y también tenemos en cuenta estos aspectos de instalación de nuestros cargadores, colocándolos a ras de suelo o con unos bordillos que los rodean muy cortos para que nada limite acercarse a ellos. Además, las plazas son amplias y bien delimitadas para que haya espacio suficiente para moverse con una silla de ruedas alrededor del coche.

Iberdrola sin bordillos

Un futuro de movilidad para todos

Las marcas de automóviles tampoco se olvidan de las personas con algún tipo de limitación de movilidad y presentan conceptos y prototipos de vehículos eléctricos especialmente adaptados a estas necesidades.

Toyota mostró hace tres años su Concept i-Ride, un eléctrico urbano especialmente pensado para un conductor que necesite silla de ruedas, con un asiento que se desplaza lateralmente para facilitar el acceso del conductor y la colocación de la silla de ruedas.

La nueva empresa española e-Miles Company ha presentado un concepto de pequeño eléctrico que es capaz de aumentar su longitud en 37 centímetros. Lo mejor es que su sistema de acceso a través de una puerta frontal y su manejo mediante un joystick permite que una persona en silla de ruedas pueda acceder al interior y colocar de una forma fácil la silla una vez plegada.

Related