Esta página web utiliza cookies y tecnologías similares, propias y de terceros, para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias. Al seguir navegando aceptas nuestra política de cookies

Estás en

Consejos de ahorro
 

Si utilizas la energíade forma eficiente e inteligente, ahorras en tus facturas y cuidas del medio ambiente

Aire acondicionado, Calefacción y agua caliente ...

Aire acondicionado: EL AIRE ACONDICIONADO PUEDE SUPONER HASTA EL 10% DEL CONSUMO TOTAL DE ENERGÍA DEL HOGAR

Te proponemos unos sencillos consejos con los que conseguirás reducir tu consumo de energía y tu factura:

  • Desconecta el aire acondicionado cuando no haya nadie en casa o en la habitación que está refrigerando: pocos minutos son suficientes para obtener el frío deseado.
  • Instala un termostato si tu aparato de aire acondicionado no lo tiene incorporado, o si no proporciona información precisa respecto a los grados de temperatura: te permitirá ahorrar energía y mejorar tu bienestar.
  • Instala el termostato del acondicionador lo más lejos posible de las fuentes de calor (el sol, lámparas, etc.).
  • Una temperatura de 26ºC es confortable, nuestro cuerpo no necesita una temperatura más baja para experimentar una sensación de comodidad. Por cada grado menos de temperatura, el consumo de energía en aire acondicionado aumenta entre un 4 y un 6%.
  • Al encender el aire, no ajustes el termostato a una temperatura más baja de lo normal, el aire acondicionado no funcionará con mayor potencia ni enfriará la casa más rápido.
  • Mantén limpios los filtros. Ahorrarás energía y prolongarás la vida útil del aparato.
  • Instalando toldos, cerrando las persianas, evitando la entrada de aire caliente en el interior de la vivienda y aislando adecuadamente muros y techos, se consiguen ahorros de energía de hasta el 30% en el aire acondicionado.
  • Ventila la casa cuando el aire de la calle es más fresco que el del interior (primeras horas de la mañana y durante la noche), abriendo ventanas en extremos opuestos de la vivienda.
  • Instala correctamente los aparatos de refrigeración. Para un funcionamiento óptimo, las máquinas de aire acondicionado tienen que tener una buena circulación de aire y estar protegidas del sol. Cuando se colocan en el tejado de un edificio, es conveniente ponerles una cobertura protectora.

Calefacción y agua caliente: LA CALEFACCIÓN PUEDE SUPONER EL 45% DE TU CONSUMO ENERGÉTICO TOTAL DEL HOGAR

Te proponemos unos sencillos consejos con los que conseguirás reducir tu consumo de calefacción y tu factura:

  1. Calefacción y agua caliente: CALEFACCIÓN

    • Durante el día sube las persianas. El sol proporcionará a tu hogar luz y calor gratis. Al anochecer, cierra las cortinas y baja las persianas. Reducirás la pérdida de calor.
    • Si cambias las ventanas de tu vivienda, procura que las nuevas sean de "doble acristalamiento" o doble ventana, se consiguen ahorros de energía del 15% en el consumo de calefacción.
    • Instalando juntas o burletes en puertas y ventanas reducirás las fugas de calefacción en un 10%. Recuerda que una vivienda bien aislada puede ahorrar hasta un 30% en gastos de calefacción (y hasta un 50% en viviendas unifamiliares).
    • Para ventilar completamente una habitación 10 minutos son suficientes.
    • Si instalas termostatos y válvulas termostáticas en los radiadores, regulas la temperatura según tus necesidades y aumentas el ahorro.
    • Una temperatura entre 20º y 22º es suficiente para sentir confort. Por cada grado de más, el consumo de calefacción aumenta entre un 6 y 8%.
    • Puedes ahorrar en calefacción si bajas 5º la temperatura del termostato cuando te ausenteshoras de la vivienda o si pones el termostato en la posición “economía”.
    • No cubras los radiadores ni pongas ningún objeto al lado porque se dificulta la adecuada difusión del calor.
    • Cada zona de nuestra vivienda necesita una temperatura de calefacción y es importante ajustarla.
    • Puedes ahorrar en calefacción si bajas 3º o 4º la temperatura del termostato durante la noche.
    • Ahorras si purgas los radiadores al comenzar la temporada de la calefacción porque el aire en su interior dificulta la transmisión de calor.
    • Ahorras si mantienes la presión en el interior del circuito de calefacción dentro de los límites definidos por el fabricante de la caldera.
    • Mantener la caldera individual en estado óptimo, supone un ahorro de hasta el 22% del consumo de gas.
    • Las calderas de condensación consiguen ahorros de hasta un 35% de energía respecto de las convencionales.
  2. Calefacción y agua caliente: AGUA CALIENTE

    • El termo del agua caliente debe instalarse dentro de la vivienda, tan cerca de los puntos de uso como sea posible (cocina, cuarto de baño).
    • Ducharse en lugar de bañarse facilita un ahorro de hasta el 75% del consumo de energía y agua.
    • La utilización de cabezales de ducha de bajo consumo, grifos monomando y reductores de caudal en los grifos ahorra hasta un 50% del consumo de energía y agua.
    • Instalando una válvula mezcladora en la salida del termo, obtendrás el agua caliente a una temperatura constante, esto es, más comodidad y menos consumo.
    • Si regulas el termo por encima de los 60ºC, reducirás su duración y malgastarás energía.
    • Utilizando termos acumuladores de agua caliente y contratando la tarifa con discriminación horaria, ahorrará más del 50% en el coste de agua caliente.
    • Elegir grifos reguladores de temperatura con termostato en la ducha supone un ahorro entre un 4 y un 6%.
    • Puedes ahorrar en agua caliente si regulas la caldera para que suministre agua a una temperatura en torno a 36º.

Iluminación: LA ILUMINACIÓN PUEDE SUPONER EL 9% DE TU CONSUMO ELÉCTRICO

Te proponemos unos sencillos consejos con los que conseguirás reducir tu consumo de electricidad y tu factura:

  • Instala interruptores divididos para encender solamente las luces que sean necesarias.
  • En la medida de tus necesidades y aprovechando, por ejemplo, el cambio de una bombilla fundida, sustituye sus bombillas tradicionales por bombillas de bajo consumo, que ahorran hasta el 80% de energía eléctrica durante todo el tiempo de funcionamiento y duran 8 veces más.
  • Siempre que sea posible, aprovecha la iluminación natural. Usa la luz cuando la necesites.
  • No dejes luces encendidas en habitaciones que no estés utilizando.
  • Con el mismo consumo, las lámparas halógenas proporcionan más luz que las bombillas tradicionales. Además, su vida es de dos a tres veces mayor.
  • La utilización de tubos fluorescentes en las estancias en las que se necesite mayor cantidad de luz durante más tiempo, permite un ahorro de energía hasta del 80%, y tienen una duración entre 8 y 10 veces mayor que las bombillas incandescentes. Por su elevado consumo al encenderlas, vigila que no se estén encendiendo y apagando con frecuencia. Déjalas encendidas si van a estar menos de 20 minutos apagadas.
  • Si tienes iluminación exterior en tu jardín, controla su funcionamiento mediante un programador o interruptor crepuscular.
  • Utiliza colores claros en paredes y techos para aprovechar mejor la iluminación natural y reducir la artificial.
  • Si colocas reguladores de intensidad luminosa de tipo electrónico (no de reóstato) ahorras energía.
  • Ahorras energía con detectores de presencia en garajes y zonas comunes para que las luces funcionen automáticamente.
  • Si adaptas la iluminación a tus necesidades y usas iluminación localizada: ahorras y consigues ambientes más confortables.
  • Mantén limpias las lámparas y las tulipas, aumentarás la luminosidad, sin aumentar la potencia.

Cocina: UNOS SENCILLOS CONSEJOS MIENTRAS COCINAS, TE AYUDARÁN A AHORRAR MUCHA ENERGÍA

Te proponemos unos sencillos consejos con los que conseguirás reducir tu consumo energético y en tu factura:

  • Al cocinar, aprovecha el calor residual, apagando la placa de la cocina unos 5 minutos antes de retirar el recipiente (3 minutos en vitrocerámicas).
  • Elige un recipiente de diámetro ligeramente mayor que la zona de cocción y con fondo difusor de calor (salvo para cocinas de inducción), supone un ahorro en la energía consumida para cocinar del 20%.
  • Utiliza siempre que puedas ollas a presión. Consumen menos energía y ahorran mucho tiempo.
  • Regula la temperatura del frigorífico y congelador según las instrucciones del fabricante (por cada grado más de frío, el consumo de energía aumenta un 5%).
  • Instala el frigorífico y congelador lo más lejos posible de los focos de calor (sol, horno, radiadores, etc.).
  • No introduzcas nunca alimentos calientes en el frigorífico o en el congelador. Dejándolos enfriar fuera, ahorrarás energía.
  • Mantén las puertas del frigorífico y congelador abiertas el menor tiempo posible y comprueba que cierran correctamente. Procura que la pared trasera del frigorífico, esté bien limpia y ventilada.
  • Si vas a comprar un frigorífico, elige un modelo eficiente y ecológico de clase A+++ o A++ permiten ahorrar hasta un 70 % respecto a la media.
  • Eliminar del congelador la capa de hielo antes de que alcance los 3 milímetros de espesor consigue ahorros energéticos de hasta el 30%.
  • Procura no abrir el horno innecesariamente. Cada vez que lo haces puedes estar perdiendo hasta un 20% del calor acumulado.
  • Utiliza el reloj programador avisador de tu horno. Es un modo muy efectivo de controlar el consumo de energía.
  • Ahorras energía si aprovechas al máximo la capacidad del horno y cocinas el mayor número de alimentos de 1 vez.
  • No es necesario precalentar el horno para cocciones superiores a una hora, así ahorrarás energía.
  • Apaga el horno un poco antes de finalizar la cocción: el calor residual será suficiente para acabar el proceso.
  • Los hornos de convección favorecen la distribución uniforme de calor, ahorran tiempo y gastan menos energía.
  • La utilización del microondas supone un ahorro energético entre un 60 y un 70% respecto de los hornos convencionales.
  • Lavar los platos con agua caliente consume un 40% más de energía que lavar con lavavajillas.
  • Aprovecha al máximo la capacidad del lavavajillas y selecciona el programa adecuado.
  • Si el lavavajillas no está lleno, puedes prelavar con agua fría ya que facilita el lavado posterior.
  • Ten cuidado al colocar los utensilios en el lavavajillas ya que el agua debe circular entre ellos con facilidad.
  • Usa los niveles de sal y abrillantador recomendados por el fabricante del lavavajillas.
  • Si vas a comprar un lavavajillas, elige un modelo eficiente y ecológico de clase A+++, permiten ahorrar más del 45% respecto de los de clase D.

Electrodomésticos: CON PEQUEÑOS GESTOS, TAMBIÉN PUEDES AHORRA MUCHA ENERGÍA

Te proponemos unos sencillos consejos con los que conseguirás reducir tu consumo y ahorrar en tu factura:

  • Al poner la lavadora, usa programas a temperatura moderada, ya que el 90% de la energía es para calentar el agua. Una colada a 30ºC en lugar de 60ºC reduce el gasto energético a la mitad.
  • Si utilizas al máximo la capacidad de tu lavadora y secadora, reduces el consumo de energía y alargas la vida del electrodoméstico.
  • Si compras una lavadora nueva, elige modelos eficientes y ecológicos de clase A, permiten ahorrar más del 45% respecto de los de clase D.
  • Un centrifugado de la lavadora a 1.200 revoluciones, en vez de a 700, reduce el consumo de la secadora en un 20%.
  • Para ahorrar energía, elije ordenadores e impresoras con sistemas de ahorro de energía.
  • Pon en funcionamiento la lavadora y el lavavajillas cuando estén a carga completa.
  • Las lavadoras termoeficientes reducen un 25% el tiempo de lavado y se ahorra energía.
  • Las lavadoras con programas de media carga reducen el consumo de forma apreciable.
  • Las lavadoras con sonda de agua, que miden la suciedad del agua y la cambian, reducen el consumo de agua y de energía.
  • Aprovecha el calor del sol para secar la ropa y ahorrarás energía.
  • Usa descalcificantes y limpia regularmente el filtro de la lavadora de impurezas y cal y ahorrarás energía.
  • Si tienes contratada la Tarifa con Discriminación Horaria, pon la lavadora en las horas de descuento.
  • Aprovecha el calentamiento de la plancha para planchar grandes cantidades de ropa de una vez y ahorrarás energía.
  • Optimiza el uso de sus aparatos eléctricos. Por ej., si tu tostadora es de dos ranuras, ponla siempre con dos tostadas.
  • Para ahorrar energía, apaga totalmente los televisores y los equipos en ausencia superiores a 30 minutos. Los equipos ofimáticos en estado modo de baja energía consumen como máximo un 15% de lo normal.
  • Ahorras energía si apagas la pantalla del ordenador cuando no vayas a utilizarlo durante períodos cortos.
  • Las pantallas LCD ahorran un 37% de la energía en funcionamiento, y un 40% en modo de espera.
  • El salvapantallas que menos energía consume es el de color negro.
  • Utiliza “ladrones” de conexión múltiple con interruptor; al desconectar el ladrón ahorras energía.
  • El mantenimiento adecuado y la limpieza de los electrodomésticos prolonga su vida y ahorra energía.

Compartir

  • Compartir  en Twitter. Consejos de ahorro 
  • Compartir  en Facebook. Consejos de ahorro 
  • Compartir  en Google. Consejos de ahorro 
  • Compartir  en Linkedin. Consejos de ahorro 
  • Compartir  en Delicious. Consejos de ahorro 
  • Compartir  en Meneame. Consejos de ahorro 
  • Compartir  en Yahoo. Consejos de ahorro 
  • Enviar  por Mail. Consejos de ahorro