volver Volver

Cómo programar tu aire acondicionado de una forma eficiente

No pasar calor y ahorrar en tu factura es una combinación veraniega posible. Apunta estos consejos para sacarle el máximo partido.

Ahorro energético

Sol, playa y calor. Tres elementos sin los que el verano en España sería algo muy distinto. Tras un año de pandemia en el que muchos no han tenido ocasión de viajar para disfrutar de los dos primeros, este año lo que preocupa sobre todo es el tercero.

Y aunque no queramos pasar calor a veces nos pensamos dos veces antes de poner en marcha el aire acondicionado por cómo podría repercutir en nuestra factura. Por ello, es más importante que nunca aprender a programar este aparato de un modo eficiente, es decir, saber manejarlo para mantener una temperatura ambiente agradable sin que ello suponga un gran gasto energético.

Todos sabemos encender y apagar un aire acondicionado con un mando a distancia, pero no tantos usuarios dominan los distintos modos que tienen a su disposición para hacer un uso inteligente de él, aquí te daremos unos cuantos consejos sobre cómo puedes sacar el máximo rendimiento de tu aire acondicionado a cambio del menor dinero posible.

Lo primero que hay que saber es que hoy en día los equipos de aire acondicionado cuentan con muchas herramientas que nos permiten tener el control remoto del equipo y sacarle el máximo provecho a la refrigeración que nos ofrece.

Ahorro energético

TEMPERATURA DESEADA

Siempre hay que intentar programar el aire a la mayor temperatura posible. Mantener la temperatura en unos 24 o 26 grados es más que suficiente para aliviar el calor sin caer en un consumo excesivo. El Ministerio de Industria aconseja colocar esta temperatura a 24. Por su parte, el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE) considera los 26 grados como la temperatura suficiente para sentirse cómodo en el interior de una vivienda.

No es aconsejable poner una temperatura inferior a la deseada para climatizar antes tu casa. Esto es contraproducente, ya que no consigues lo que buscas y además consumes más energía de la necesaria. Cada grado de temperatura que se reduzca hará que el aparato consuma un 8% más, según la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), que recomienda utilizar el modo ECO del aire porque supone un ahorro de un 30% en el consumo.

La idea es que no exista un fuerte contraste de temperatura entre los grados que hay fuera del recinto y el interior del mismo, ya que un salto muy grande puede traer consigo consecuencias indeseadas como resfriados o indisposiciones estomacales. La diferencia, como mucho, debe ser de unos 12 grados.

Por otra parte, la forma más eficiente de programar el aire acondicionado es contar con un sistema Inverter. Esto ajustará la potencia de frío automáticamente al punto que deseemos, por lo que nos hará más fácil la tarea de no excedernos ni quedarnos cortos con el frío que emita el dispositivo.

No obstante, lo lógico es apagarlo cuando se llegue al valor de temperatura deseada porque, entre otras cosas, reseca el ambiente. Por la noche, se puede programar en modo Sleep o Night (depende del mando del dispositivo) para que se apague pasadas unas horas o simplemente dejar las ventanas abiertas si la temperatura lo permite. A la hora de ir a dormir, esta opción aumenta en dos grados el valor de consigna con el consiguiente ahorro energético.

Ahorro energético

A TU AIRE (ACONDICIONADO)

El aislamiento es fundamental para enfriar una habitación de una manera más eficiente. Es importante que no haya fugas de aire para que la temperatura se conserve y el aparato del aire acondicionado no trabaje más de lo que se necesita. Las ventanas y las puertas deben estar siempre cerradas.

La dirección del aire también influye. Cuando hace mucho calor, tendemos a poner el flujo sobre nosotros, pero esto es un error, según los expertos: la persona puede sentirse fresca, pero la habitación seguirá caliente. El aire debe estar dirigido hacia el centro de la habitación. Con esto podemos asegurar que todo el ambiente esté fresco.

Conviene evitar también encenderlo cuando no haya nadie en la habitación. Lo mejor es utilizar el programador para activar o desactivar el aparato y que cuando lleguemos esté la habitación fresca, pero sin aumentar mucho el consumo de energía.

Los modelos de última generación incorporan además control wifi, de tal manera que es posible encender o programar la temperatura del equipo de aire acondicionado desde cualquier lugar y hacer un mejor uso del sistema de climatización evitando.

En Iberdrola te ayudamos a elegir el aire acondicionado que más se adapta a tus necesidades y tu hogar con Smart Clima. Lo instalamos y nos encargamos de resolver cualquier duda o problema. Si escoges el aire acondicionado adecuado para ti podrás ahorrar en tu consumo y disfrutar de la comodidad de controlarlo desde el móvil.

Ahorro energético

VENTILADOR O AIRE

La función del termostato en el aire acondicionado, con la que elegimos la temperatura deseada, nos permite también controlar cuándo queremos que se apague de forma automática. Así puedes controlar el tiempo y no es necesario apagar el aparato por completo, ya que al alcanzar cierta temperatura el aire acondicionado se queda en standy y gastas menos energía encendiéndolo otra vez.

A la hora de programar el aparato, ten en cuenta la velocidad del caudal de aire. En vez de tener el equipo con una gran velocidad, ponlo a una velocidad menor, ya que así se consigue climatizar la habitación sin crear una corriente de aire frío.

Por último, piensa en alternativas asequibles para los días en los que el calor no sea especialmente asfixiante. Por ejemplo, los ventiladores de techo. Tenlo en cuenta para escoger uno u otro en función de la temperatura que haga cada día.