• Sostenibilidad

Los objetivos de desarrollo sostenible en siete claves

21 de diciembre 2022

3 min de lectura

Para combatir los efectos negativos de la era posindustrial, la ONU promulgó en 2015 los Objetivos de Desarrollo Sostenible: 17 puntos que instan a gobiernos, empresas y personas a efectuar determinados cambios para asegurar un mundo mejor.

Los objetivos de desarrollo sostenible en siete claves

Para combatir los efectos negativos de la era posindustrial, la ONU promulgó en 2015 los Objetivos de Desarrollo Sostenible: 17 puntos que instan a gobiernos, empresas y personas a efectuar determinados cambios para asegurar un mundo mejor.

Los objetivos de desarrollo sostenible en siete claves

A finales del siglo pasado, las autoridades mundiales se dieron cuenta de que la realidad de la sociedad posindustrial era insostenible. La descentralización de las cadenas de producción había llevado a las grandes multinacionales a elegir mano de obra barata en países donde las condiciones de trabajo eran precarias; la explotación de los recursos naturales era descontrolada; el cambio climático era una amenaza real; y en muchas partes del planeta aún se discriminaba a ciertos colectivos. La Organización de las Naciones Unidas (ONU) decidió tomar cartas en el asunto, y en septiembre de 2000 promulgó los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM).

En la siguiente década, a pesar de que en 2015 la ONU concedió que se habían producido mejoras (la cantidad de personas que vivían en extrema pobreza se había reducido a más de la mitad, así como la de aquellas con nutrición insuficiente; habían caído las tasas de mortalidad infantil y materna), decidió ese año intensificar sus esfuerzos y 193 jefes de estado y de gobierno firmaron los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

Estos objetivos se han convertido en punto de referencia para el desarrollo global hasta 2030. Plantean un nuevo paradigma social, económico y político. Muchos de estos objetivos están interrelacionados y pueden englobarse en siete grandes temas:

1. Pobreza y hambre

Íntimamente conectadas, ocupan los objetivos #1 y #2, respectivamente. Aunque el porcentaje se ha reducido, 700 millones de personas (una de cada cinco son niños) viven hoy en situación de extrema pobreza. Y por culpa de la Covid, la cuota actual podría incrementarse en un 8% (otros 500 millones de personas). En África subsahariana se concentra la mayoría de población que vive con menos de 1,90 dólares al día. Solucionar esta situación y mejorar las condiciones de quienes trabajan, así como garantizar la protección social de niños y otros grupos vulnerables es lo que se pretende con este objetivo. Aunque la ONU advierte: "El mundo no está bien encaminado para alcanzar el objetivo de hambre cero para 2030. Si continúan las tendencias recientes, el número de personas afectadas por el hambre superará los 840 millones de personas para 2030". Para asegurar la alimentación de todos, propone llevar a cabo un cambio profundo en el sistema agroalimentario mundial.

2. Igualdad

Aún hay que recordarlo: la igualdad de género, un derecho fundamental, no se respeta en muchos lugares del mundo. Aunque indudablemente se han producido grandes avances en este terreno, las mujeres siguen infrarrepresentadas en los puestos de liderazgo político y empresarial y una de cada cinco afirma haber sufrido violencia sexual o física por parte de su parejas. Desempeñan la mayoría de trabajos no remunerados. Entre las metas de este objetivo está el poner fin a todas las formas de discriminación, eliminar todos los tipos de violencia y reconocer el trabajo femenino, y para ello insta a que se aprueben leyes más estrictas. En el décimo objetivo se pone el foco en otros tipos de desigualdades, que igualmente hay que combatir, y que afectan a grupos también vulnerables, como refugiados y migrantes, pueblos indígenas, ancianos, personas con discapacidad y niños.

Los objetivos de desarrollo sostenible : Igualdad

3. Medio Ambiente

Nada menos que seis de los 17 ODS atañen, directa o indirectamente, al respeto al planeta: Energía asequible y no contaminante (#7), Ciudades y comunidades sostenibles (#11), Producción y consumos responsables (#12), Acción por el clima (#13), Vida submarina (#14) y Vida de ecosistemas terrestres (#15). La ONU recuerda que los niveles de CO2 y otros gases de efecto invernadero alcanzaron su récord en 2019, y que el cambio climático no es problema de una sola región: nos afecta a todos. Se apoya en el Acuerdo de París, de 2015, para exigir una respuesta global a esta amenaza de cara a que el aumento de la temperatura global se mantenga por debajo de los dos grados con respecto a los niveles preindustriales. Demanda a los gobiernos flujos financieros apropiados, un nuevo marco tecnológico y una mejora del marco de desarrollo.

4. Educación

El cuarto de los ODS se refiere a una "Educación de calidad", y está encaminado a "garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida para todos". Parece mentira, pero en 2018 todavía 260 millones de niños estaban fuera de la escuela. El cierre de las escuelas a causa del Covid-19 (que afectó al 91% de los estudiantes de todo el mundo) no contribuyó precisamente a revertir el proceso. Como recalca la ONU, "la educación permite la movilidad socioeconómica ascendente y es clave para salir de la pobreza".

5. Salud

"Garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos en todas las edades es esencial para el desarrollo sostenible", señala el tercero de los objeticos de la ONU. Pese a que en los últimos años ha aumentado la esperanza de vida, todavía hay enfermedades para las que no existe cura. Por si fuera poco, la Covid-19 ha puesto en evidencia una vez más las diferencias entre norte y sur. "A través de una financiación más eficiente de los sistemas sanitarios, un mayor saneamiento e higiene y un mayor acceso al personal médico se podrán conseguir avances significativos a la hora de ayudar a salvar las vidas de millones de personas", señala Naciones Unidas.

Los objetivos de desarrollo sostenible : Igualdad

El sexto objetivo también aborda la salud: habla de la necesidad de disponer de agua limpia y saneamiento. Asegura la ONU que una de cada tres personas no tiene acceso a agua potable y dos de cada cinco no disponen de una instalación básica para lavarse las manos con agua y jabón. "La higiene de manos salva vidas", zanja.

6. Economía

El octavo objetivo (Trabajo decente y crecimiento económico) y el noveno (Industria, innovación e infraestructuras) apelan a la responsabilidad del tejido empresarial para, por medio de los avances tecnológicos, contribuir a la sostenibilidad. "La innovación y el progreso tecnológico son claves para descubrir soluciones duraderas para los desafíos económicos y medioambientales, como el aumento de la eficiencia energética y de recursos", pone de relieve. Y añade: "Un crecimiento económico inclusivo y sostenido puede impulsar el progreso, crear empleos decentes para todos y mejorar los estándares de vida".

La mayoría de grandes empresas y PYMES parecen comprometidas a implementar medidas en esa dirección; prueba de ello es que cada vez con más frecuencia sus avances en cuestiones de Responsabilidad Social Corporativa son publicitados y se incluyen en sus balances anuales.

7. Paz y justicia

En muchas regiones del mundo aún se producen conflictos bélicos, cuando no crímenes de grupos organizados y se vive en un marcado clima de inseguridad. Los derechos humanos siguen sin respetarse a escala global. Este aciago panorama supone, según la ONU, "una grave amenaza para el desarrollo sostenible"; y, por eso, le dedica el objetivo decimosexto. Como solución, reivindica el "fortalecer las instituciones nacionales pertinentes, incluso mediante la cooperación internacional, para crear a todos los niveles, particularmente en los países en desarrollo, la capacidad de prevenir la violencia y combatir el terrorismo y la delincuencia".

Los objetivos de desarrollo sostenible :Paz y justicia

La ONU incluye las alianzas para conseguir estos objetivos como uno más de ellos (#17). Conmina a la colaboración de instituciones mundiales, regionales, nacionales y locales a fin de que dichos objetivos "se centren primero en las personas y el planeta" y sean compartidos por todos.

Esa visión conjunta es especialmente decisiva tras la Covid: "Ahora más que nunca —concluye Naciones Unidas— es necesaria una sólida cooperación internacional con el fin de garantizar que los países que poseen los medios para recuperarse de la pandemia reconstruyan mejor y consigan los Objetivos de Desarrollo Sostenible".

Temas relacionados