• Energia

Todo lo que necesitas saber sobre la conductividad térmica

14 de marzo 2023

3 min de lectura

Un buen aislamiento térmico evita que el calor de la vivienda se escape al exterior. En función de su coeficiente de conductividad, unos materiales cumplen ese objetivo mejor que otros.

Todo lo que necesitas saber sobre la conductividad térmica

Un buen aislamiento térmico evita que el calor de la vivienda se escape al exterior. En función de su coeficiente de conductividad, unos materiales cumplen ese objetivo mejor que otros.

Qué es la conductividad térmica

Puede que hayas notado que, a pesar de tener la calefacción al máximo, tu casa no se caldea. Quizá el problema está en que las paredes o las ventanas de la vivienda no disponen de un buen aislamiento térmico y el calor que emana de los radiadores se escapa al exterior. La eficacia de dicho aislamiento depende de un concepto que se conoce como conductividad térmica.

Los expertos han definido conductividad térmica como "la unidad de medida de un material para conducir calor". Un valor elevado de conductividad térmica indica que el material es un buen conductor del calor -es decir, lo absorbe y transmite rápidamente- y un valor bajo, que es un mal conductor o que es un aislante.

La conductividad térmica de los distintos materiales se tiene muy en cuenta en la construcción de edificios. Así, los materiales con baja conductividad suelen elegirse para aislar las viviendas (y, por tanto, se usan en paredes, puertas y ventanas, así como en tuberías, para evitar que el calor del agua que transportan se disipe por el camino), mientras que aquellos con un alto coeficiente de conductividad se destinan a objetos de los que se necesita que transmitan el calor muy rápido, como los radiadores.

Es una elección importante: con un buen aislamiento térmico -una correcta elección de materiales en función de su coeficiente de conductividad térmica- se reduce significativamente la cantidad de calor que se desperdicia, lo que rebaja el consumo, las emisiones contaminantes y ahorra en la factura.

Materiales de la conductividad térmica

El aislamiento térmico es la medida más efectiva para el ahorro energético. De ahí que España se haya marcado como objetivo dentro del PNIEC (Plan Nacional Integrado de Energía y Clima) la rehabilitación de 1,2 millones de viviendas para el año 2030.

CONDUCTIVIDAD TÉRMICA: MATERIALES

El concepto de aislamiento térmico entra en juego cuando se pretende disminuir la transmisión de calor, o lo que es lo mismo, que el calor no se escape a través de las paredes, el suelo, el tejado, las ventanas o las puertas. Al mismo tiempo, en verano, un buen aislamiento térmico impedirá que el calor del exterior penetre al interior de la casa. Un buen material aislante suele tener el beneficio adicional de lograr que el molesto ruido del exterior no se cuele en la vivienda, de ahí que a algunos de ellos se les llame "termoacústicos".

Entre los materiales más idóneos para el aislamiento térmico de los muros de una vivienda están la espuma de poliuretano, el poliestireno extruido (XPS), el poliestireno expandido (EPS), la lana mineral, la celulosa, la fibra de madera, el corcho expandido y el vidrio celular. La espuma de poliuretano y el poliestireno extruido (XPS) son los que tienen la conductividad térmica más baja. Aunque su eficacia depende también del grosor: 10 centímetros de corcho aíslan más que 5 centímetros de XPS.

NUEVOS MATERIALES SOSTENIBLES

NUEVOS MATERIALES SOSTENIBLES

De un tiempo a esta parte se están desarrollando nuevos materiales sostenibles que, además de cumplir su cometido aislante, pueden fabricarse utilizando recursos naturales (a partir de residuos de producción agrícola o de las industrias de procesamiento). Entre estos se encuentra los aislantes de algodón reciclado, "que tiene una densidad y una conductividad térmica comparables al EPS y el XPS", según un estudio de 2018, la lana de oveja, cañas, residuos de caña de azúcar, mazorcas de maíz, trigo, arroz y los textiles reciclados.

En cuanto a las ventanas, las tecnologías que minimizan la transmisión de calor son: los dobles y triples acristalamientos, los recubrimientos de baja emisividad con barreras térmicas, los marcos fabricados con poliamida reforzada con fibra de vidrio, los rellenos de gas inerte (de argón, más barato, o criptón) y los marcos de vinilo y fibra de vidrio, que aíslan mejor que los de aluminio (las ventanas de madera también brindan un buen aislamiento, pero se desgastan antes).

En función de tu tipo de vivienda (piso, adosado, pareado, aislado) y su tamaño, en Iberdrola ofrecemos varios tipos de cámara de aislamiento, en cuanto a grosor y acabados, que reducen el consumo de calefacción hasta un 15%.

Temas relacionados