Esta página web utiliza cookies y tecnologías similares, propias y de terceros, para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias. Al seguir navegando aceptas nuestra política de cookies Abre en ventana nueva
Estás en | 

Compartir en:

13/08/2008
IBERDROLA revisa 1.600 Kilómetros de líneas eléctricas en Navarra para reforzar la seguridad de suministro

  • Ha destinado más de 120.000 € a esta campaña.
  • La Compañía ha inspeccionado a lo largo del primer semestre del año los tendidos con mayor utilización para el suministro de las puntas de demanda de energía eléctrica que se producen en verano.
  • IBERDROLA ha realizado una revisión ordinaria de 1.216 kilómetros de líneas y otra exhaustiva de 100 kilómetros, aparte de analizar por infrarrojos cerca de 200 kilómetros y podar árboles que podían contactar con las líneas en 100 kilómetros.

IBERDROLA ha revisado durante los seis primeros meses de 2008 más de 1.600 kilómetros de sus líneas eléctricas en Navarra para reforzar la seguridad de suministro este verano y con el objetivo último de seguir mejorando la calidad del servicio que ofrece.

La Compañía ha destinado más de 120.000 € a inspeccionar aquellas líneas de muy alta, alta, media y baja tensión que tienen una mayor utilización para el suministro de las puntas de demanda de energía que se están produciendo por las elevadas temperaturas veraniegas.

IBERDROLA ha realizado una revisión ordinaria de 1.216 kilómetros. Esta actuación está orientada a detectar posibles anomalías que se producen en este tipo de instalaciones: rotura de aisladores, daños por rayos, caída de arbolado, obras de construcción o edificación próximas, etcétera.

Asimismo, la Empresa ha analizado otros 100 kilómetros de sus tendidos en la región. Esta iniciativa de IBERDROLA ha consistido, entre otras cosas, en un reconocimiento exhaustivo de los apoyos eléctricos y la realización de las mediciones necesarias para la detección de posibles anomalías.

La Compañía también ha revisado por infrarrojos -análisis termográfico- cerca de 200 kilómetros de líneas. Esta acción consiste en el reconocimiento de las infraestructuras eléctricas mediante cámaras termográficas. Se mide así la temperatura de las instalaciones, lo que permite detectar aquellos puntos que mantienen temperaturas inadecuadamente altas -puntos calientes- para corregirlos y asegurar el suministro ante una posible punta de demanda.

Por último, IBERDROLA ha realizado trabajos de poda en aquellos árboles que presentaban un mayor riesgo de contactar con los tendidos eléctricos, distribuidos a lo largo de unos 100 kilómetros de líneas.

IBERDROLA cuenta, en el área de Distribución de Navarra, con 56 subestaciones, 2.850 centros de transformación, 1.000 kilómetros de líneas de alta tensión y 6.000 kilómetros de líneas de media y baja tensión.

Compartir en:

  • © 2015 Iberdrola, S.A. Reservados todos los derechos.