Esta página web utiliza cookies y tecnologías similares, propias y de terceros, para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias. Al seguir navegando aceptas nuestra política de cookies Abre en ventana nueva
Estás en | 

Compartir en:

Consejos de Transporte Eficiente

En IBERDROLA creemos que todos podemos contribuir con pequeños gestos a proteger nuestro entorno. Poniendo en práctica los siguientes consejos en tus desplazamientos, tú también disminuirás tus emisiones de CO2.

Apuesta por el transporte público:

  • Averigua los distintos tipos de transporte público disponibles (metro, autobús, tranvía, tren, etc.) y las distintas alternativas para realizar tus viajes cotidianos.
  • Infórmate sobre las tarifas y los sistemas de descuentos disponibles en las líneas de transporte público que utilizas (bonos de 10 viajes, abonos mensuales, etc.).
  • Estudia bien las combinaciones de transporte que puedes emplear. Una buena conexión autobús-metro-tren, por ejemplo, te permitirá viajar cómodamente y dejar el coche en casa.
  •  

Mejora tu forma de conducir:

  • Evita la conducción “agresiva”. Adecua la velocidad a las normas establecidas y al tráfico existente. Respeta los límites de velocidad aunque los consideres bajos, así ahorrarás más. Especialmente en el casco urbano, no circules a impulsos, con acelerones y frenazos continuos, mantén la velocidad lo más uniforme posible, buscando la fluidez.
  • No fuerces el coche. Si tu vehículo es diesel procura conducir entre 1.500 y 2.000 revoluciones por minuto y si es gasolina entre 2.000 y 2.500.
  • Apaga el motor de tu coche si estás parado más de 2 minutos. No utilices el claxon, salvo si es absolutamente imprescindible.
  • No sobrecargues el coche. Retira la baca o los portabicicletas si no los necesitas.
  • No arranques con el acelerador pisado y utiliza siempre que puedas marchas “largas”, conduciendo a bajas revoluciones.
  • Cuando vayas a parar, levanta el pie del acelerador y deja rodar el vehículo con la marcha utilizada en ese momento; después, frena suave y progresivamente, reduciendo la marcha lo más tarde posible.
  • Haz revisar tu coche periódicamente, aunque no lo consideres necesario. Las principales revisiones que debes realizar son la puesta a punto, el ajuste de presión de los neumáticos, la comprobación de los niveles de aceite y el cambio de los filtros de aire y aceite.
  •  

Usa el tren:

  • Planifica tus viajes de media y larga distancia. No siempre el coche es necesario para viajar, ni el avión es la forma más rápida de llegar a un destino.
  • Antes de realizar cualquier desplazamiento, infórmate de los medios de transporte existentes para esa ruta y valora cuál te resulta más idóneo.
  • Siempre que puedas utiliza el tren, ya que es el vehículo que menos emisiones por pasajero y kilómetro produce.
  •  

Usa la bicicleta en trayectos cortos:

  • La bicicleta es el medio ideal de transporte para los trayectos cortos y es bueno para la salud.
  • Con los dispositivos adecuados, también se puede utilizar con los niños.
  • Cada año, un coche emite emisiones contaminantes equivalentes a tres veces su peso, mientras que una bici no contamina.
  •  

Apúntate al coche eléctrico:

  • El coche eléctrico es un medio de transporte que garantiza cero emisiones de CO2 en los desplazamientos.
  • Además, el coche eléctrico contribuye a la reducción de la contaminación acústica en las ciudades, ya que prácticamente no emite ruidos.
  • La implantación de los puntos de recarga está actualmente en pleno desarrollo.
  •  

¡Muévete en verde!

  • © 2015 Iberdrola, S.A. Reservados todos los derechos.