Esta página web utiliza cookies y tecnologías similares, propias y de terceros, para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias. Al seguir navegando aceptas nuestra política de cookies Abre en ventana nueva
Estás en | 

Compartir en:

Directriz para los residuos radiactivos y el combustible nuclear usado

  • ANTECEDENTES

El Órgano de Administración de IBERDROLA GENERACIÓN NUCLEAR Generación Nuclear, S.A.U. (la “Sociedad”), en su condición de propietaria y explotadora responsable de centrales nucleares para la producción de energía eléctrica, reconoce su responsabilidad social de respeto al medio ambiente ante las generaciones presentes y futuras según reza su directriz medioambiental. Asimismo en su Directriz de Seguridad Nuclear reconoce ésta como premisa y elemento esencial para alcanzar los objetivos de protección del medio ambiente. Mediante la promoción de la innovación y de la ecoeficiencia y siempre ejerciendo las actividades con prioridad absoluta de la seguridad nuclear, la Sociedad se compromete a asumir su responsabilidad sobre los residuos radiactivos y el combustible nuclear usado desde su generación hasta su definitiva transferencia a un gestor autorizado según las leyes vigentes al efecto.

La responsabilidad social medioambiental cobra importancia principal en todo lo relativo a la gestión de los residuos radiactivos y del combustible nuclear usado. Esta gestión, en el ámbito de responsabilidad de la Sociedad, comprende cuatro facetas o fases bien definidas: la primera, la minimización de la generación, incluyendo los residuos de desmantelamiento; la segunda, la manipulación, caracterización y acondicionamiento (tratamiento) con seguridad para los trabajadores y el público; la tercera, el almacenamiento temporal a medio o largo plazo en la instalación en la que han sido generados y la preparación de la instalación previa a su desmantelamiento hasta la transferencia definitiva a ENRESA o entidad gestora de la instalación y de los residuos almacenados en la misma; y la cuarta, la financiación de las partes del proceso completo -desde la generación hasta su tratamiento definitivo- que por ley le correspondan al generador.

Aunque la responsabilidad última sobre los residuos radiactivos y el combustible nuclear usado reside en cada Estado, la de los subprocesos de generación, tratamiento, almacenamiento temporal y financiación, según las leyes vigentes, corresponden a la Sociedad, siendo esta consciente de que en dichas actividades debe aplicar los máximos criterios de calidad para una gestión eficiente y en mejora continua, adaptándose a las exigencias cambiantes, en consonancia armónica con las actividades de explotación de la instalación, como forma de alcanzar los objetivos empresariales de sostenibilidad.

Todo lo anterior debe satisfacer los compromisos internacionales en la materia mediante la participación activa en los programas y actividades de la World Association of Nuclear Operators (WANO) y el cumplimiento de los principios éticos internacionalmente aceptados y las regulaciones vigentes en cada tiempo y lugar, entre las que están la Convención Internacional sobre Residuos (Joint Convention on the Safety of Spent Fuel Management and on the Safety of Radioactive Waste Management), las Normas aplicables del Organismo Internacional de la Energía Atómica (IAEA safety fundamentals, requirements y standards), las recomendaciones del International Nuclear Safety Group (INSAG), y la normativa de la Unión Europea.

Consciente de tan alta responsabilidad ante ciudadanos presentes y futuros, empleados, accionistas, suministradores y otras partes interesadas, la Sociedad se esforzará por lograr una gestión excelente en la minimización de las cantidades generadas, el tratamiento, y el almacenamiento de los residuos radiactivos y del combustible nuclear usado, garantizando simultáneamente la seguridad de las instalaciones, la protección radiológica de los trabajadores y del público, y la protección física de los materiales nucleares, evitando dejar cargas indebidas a las generaciones futuras.

  • ALCANCE DE LA DIRECTRIZ

Estos compromisos son asumidos e impulsados a través de la presente Directriz, con el ánimo de que todos los individuos, órganos y niveles de la organización integren, velen por y fomenten la atención preferente a la gestión de los residuos radiactivos y del combustible usado.

  • CONGRUENCIA DE LA DIRECTRIZ

La presente Directriz para los residuos radiactivos y el combustible nuclear usado es congruente con las Políticas del Grupo IBERDROLA GENERACIÓN NUCLEAR y se concreta en los siguientes principios básicos de actuación:

  • FORMULACIÓN DE LA DIRECTRIZ
     
    • Prestar a los asuntos de tratamiento, almacenamiento y minimización de los residuos radiactivos y del combustible nuclear usado la atención que merecen en virtud de su importancia.
    • Cumplir siempre con los términos y condiciones de las autorizaciones oficiales y de todos los requisitos de la regulación, con voluntad de alcanzar cotas más exigentes por el camino de la autorregulación.
    • Dotarse de una organización con diseño, capacidad, funciones, responsabilidades, cualificaciones, expectativas y recursos adecuados para llevar a cabo la presente Directriz y cumplir con las obligaciones legales de financiación que en cada lugar y tiempo estén en vigor.
    • Asegurar que el diseño original de las instalaciones de tratamiento y almacenamiento de los residuos radiactivos y del combustible nuclear usado y su actualización satisfacen los estándares aceptados, concuerdan con las bases de diseño y licencia vigentes y que se mantiene un adecuado control de configuración de la instalación, de los márgenes de seguridad y de los principios de defensa en profundidad.
    • Promover la implicación y el compromiso de todas las personas a todos los niveles con el tratamiento, el almacenamiento y la minimización de los residuos radiactivos y del combustible nuclear usado mediante su responsabilidad individual, comportamiento ejemplar, trabajo en equipo, capacitación, formación continua, ambiente de trabajo propicio a la notificación de deficiencias u oportunidades de mejora y diligencia en la resolución de las mismas, fomentando las más altas cotas de la cultura de seguridad y respeto al medio ambiente.
    • Implantar, como partes del sistema de gestión integrada, procesos, normas internas y sistemas de dirección que contribuyan a obtener los comportamientos deseados en pro del tratamiento, el almacenamiento y la minimización de los residuos radiactivos y del combustible nuclear usado, y evaluar los procesos, normas y sistemas con afán de mejora continua. El estancamiento y la complacencia son considerados precursores de rendimientos decrecientes en seguridad, sin embargo la autocrítica y el aprendizaje organizativo son elementos vitales para la mejora de la gestión.
    • Medir los resultados en seguridad mediante un sistema de indicadores basados en las mejores prácticas internacionales, dotando de los recursos necesarios para obtener objetivos exigentes relacionados con aquéllos, y vigilar la aplicación de la presente directriz mediante el órgano encargado de la supervisión nuclear interna independiente.
    • Seguirprocedimientos operativos previamente aprobados inspirados en los principios de prevención, vigilancia y mitigación, vigilar el cumplimiento estricto de los mismos y desarrollar un una dinámica de mejora continua realimentando la experiencia de utilización, tanto en condiciones de operación normal como en emergencias.
    • Mantener la trazabilidad de los residuos radiactivos y del combustible nuclear usado y de las conexiones y dependencias entre todas las fases de su gestión.
    • Garantizar la protección física de los materiales nucleares susceptibles de otros usos ilícitos mientras estén en la instalación bajo la responsabilidad del titular de la autorización o licencia de explotación.
    • Establecer un método de “decisiones operacionales prudentes” que garantice que los asuntos importantes para el  tratamiento y minimización de los residuos radiactivos y del combustible nuclear usado son tratados con rigor, prudencia, diligencia y por las personas u órganos competentes, con la participación de aquellos que pueden añadir valor al proceso de decisión, prestando especial atención a los asuntos emergentes de naturaleza multidisciplinar.
    • Aprovechar la experiencia operativa propia y ajena para la prevención de incidentes mediante el establecimiento de un proceso eficiente de intercambio de experiencias y de análisis de causas y participar activamente en los organismos internacionales sectoriales en los ejercicios de comparación y evaluación entre pares fomentando una sana emulación de los mejores.
    • Extender los criterios relativos al tratamiento, almacenamiento y minimización de los residuos radiactivos y del combustible nuclear usado a los suministradores de bienes y servicios mediante cláusulas contractuales, auditorías de garantía de calidad, certificaciones, formación, procedimientos operativos, supervisión y trabajo en equipo en las instalaciones.
    • Difundirinformación relevante y veraz sobre las actividades realizadas e impulsar la comunicación y el diálogo con las diferentes partes interesadas.
    • Cooperar con las autoridades competentes en el ejercicio de sus funciones de supervisión y regulación, información pública, en su papel de garantes de los compromisos internacionales de los países donde residen las instalaciones y en la mejora y racionalización del marco regulador.
    • Mantener una visión de largo plazo del tratamiento y minimización de los residuos radiactivos y del combustible nuclear usado través de la investigación, desarrollo e innovación, participación y promoción en los foros internacionales y en las organizaciones dedicadas al conocimiento y la mejora de la gestión de los residuos radiactivos y del combustible nuclear usado.
    • Aplicar la presente Directriz como uno de los criterios de selección de tecnologías en caso de nuevos proyectos de centrales nucleares.
  • © 2015 Iberdrola, S.A. Reservados todos los derechos.