Esta página web utiliza cookies y tecnologías similares, propias y de terceros, para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias. Al seguir navegando aceptas nuestra política de cookies Abre en ventana nueva
Estás en | 

Compartir en:

Sistemas generales

Planificación

El primer aspecto de la gestión de la seguridad nuclear es la planificación. Dicha planificación se realiza con diferentes ámbitos temporales (largo, medio y corto plazo):

  • Planificación a largo plazo: se realiza mediante las políticas y directrices y el plan de gestión.
  • Planificación a medio plazo: se realiza mediante la definición de objetivos, presupuestos y planes (de inversión, recargas, etc.).
  • Planificación a corto plazo: se realiza mediante la planificación diaria de los trabajos y el seguimiento de objetivos.
  •  

Ejecución

El segundo aspecto de la gestión de la seguridad nuclear es la ejecución. Se basa en la realización de diferentes procesos, que pueden ser agrupados en los siguientes tipos:

  • Estrategia: gestionar el entorno y la regulación, definir y formular estrategias.
  • Producción: gestionar activos de generación, producir energía eléctrica, gestionar los combustibles.
  • Soporte: gestionar recursos económico-financieros, prestar servicios logísticos y generales, gestionar recursos humanos y las tecnologías de información.
  •  

Una herramienta indispensable para la gestión de seguridad y la protección radiológica es el seguimiento periódico de los indicadores de funcionamiento recogidos en el cuadro de mando, reflejándose para cada uno de ellos las metas que se establecen anualmente y que siempre van vinculadas, de modo conservador, a la mejora continua de los parámetros operacionales y de gestión. La Dirección de Generación Nuclear ha establecido una metodología para definir los indicadores de funcionamiento que permite valorar los parámetros más importantes relacionados con los procesos, con el producto y con la seguridad. Para cada uno de los procesos establecidos se elige el grado de seguimiento o medición apropiado, en relación con su impacto sobre la conformidad con los requisitos particulares y específicos de cada uno.

El estado de los indicadores de funcionamiento y el grado de consecución de las metas es parte de la información incluida en la revisión por la dirección  del Sistema de Gestión Integrada. En IBERDROLA es muy directa la relación entre indicador y compromiso.

  • Formación en numerosos aspectos relevantes, como cultura de seguridad, protección radiológica, y operación de las centrales, usando para ello herramientas como el simulador de alcance total, especifico de cada central, donde se entrena el personal con licencia de operación un periodo de tiempo bastante superior al requerido por el Consejo de Seguridad Nuclear. El personal de la sala de control posee una licencia de operación otorgada por el Consejo de Seguridad Nuclear (renovada cada seis años), tras un extenso periodo de entrenamiento y la superación de los exámenes correspondientes (teóricos, de simulador y de la instalación).
  • Uso de la experiencia operativa, tanto externa como interna. A través de su análisis se derivan aspectos tan importantes como acciones correctivas (que pueden originar mejoras en procedimientos, modificaciones de diseño u otras mejoras en la organización o en la supervisión), lecciones aprendidas (que pueden originar mejoras en el programa de formación del personal con licencia o del resto del personal) o análisis de tendencias, dando lugar al intercambio de experiencia entre las diferentes centrales. La experiencia operativa externa se canaliza principalmente a través del análisis de la documentación de ámbito internacional recibida de INPO – Institute of Nuclear Power Operations – y WANO – World Association of Nuclear Operator – (informe de eventos significativos, informes de experiencia operativa significativa, experiencia de operativa de planta …) y la evaluación de su aplicabilidad a las centrales nucleares de IBERDROLA GENERACIÓN NUCLEAR. A este respecto se indica que IBERDROLA es miembro de WANO con todos los derechos y obligaciones que esto implica. En el ámbito especifico de la experiencia operacional, de IBERDROLA GENERACIÓN NUCLEAR recibe la información pertinente de WANO para su análisis, y remite las experiencias relevantes para que WANO las divulgue entre sus miembros. Del mismo modo, WANO verifica durante sus evaluaciones periódicas a las centrales (peer reviews) que las experiencias operativas recibidas y las mejores prácticas de gestión han sido adecuadamente analizadas e implantadas.
  •  

Evaluación

El tercer aspecto de la Gestión de la Seguridad es la evaluación. Permite comprobar el correcto cumplimiento de los requisitos especificados para el funcionamiento de las centrales, pudiendo identificar posibles deficiencias y oportunidades de mejora que redundarán en una mayor seguridad y eficacia de su funcionamiento.

Seguimiento

El cuarto aspecto de la gestión de la seguridad nuclear en el seguimiento mediante la gestión de:

  • Acciones preventivas y correctivas. 
  • Acciones de mejora.
  •  

A través de los Programa de Gestión de Acciones implantados en las centrales nucleares se establece un proceso que tiene las siguientes características:

  • Es un proceso integrado, que incluye la identificación, evaluación y resolución de no conformidades reales o potenciales, así como de propuestas de mejora, verificando la efectividad de las acciones comprometidas. La identificación de posibles no conformidades o de acciones de mejora puede provenir de fuentes diversas: evaluaciones externas, evaluaciones internas independientes, autoevaluaciones, hallazgos y sugerencias del Personal, o actividades rutinarias.
  • Establece una sistemática de categorización de las no conformidades y de priorización de las acciones en función de su importancia para la seguridad.
  • Establece mecanismos para la identificación de tendencias adversas y para evaluar la eficacia de las acciones implantadas.
  •  
  • © 2015 Iberdrola, S.A. Reservados todos los derechos.