Esta página web utiliza cookies y tecnologías similares, propias y de terceros, para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias. Al seguir navegando aceptas nuestra política de cookies Abre en ventana nueva
Estás en | 

Compartir en:

Cambio climático y emisiones de gases de efecto invernadero

El cambio climático es uno de los más importantes desafíos a los que debe hacer frente la humanidad en el siglo XXI. La utilización de combustibles fósiles (carbón, gas y petróleo) ha provocado un considerable aumento de las emisiones de gases de efecto invernadero que han acelerado el calentamiento global.

Las principales opciones para hacer frente al cambio climático desde el sector energético son la promoción de las energías renovables y el uso en la producción térmica de combustibles fósiles con menor contenido en carbono, además de la mejora de la eficiencia en la generación, en el transporte y en el uso final de la energía.

IBERDROLA apoya las negociaciones políticas de alto nivel con el fin de lograr un acuerdo que permita la reducción de emisiones en el medio y largo plazo, tanto en los países industrializados como en los que están en vías de serlo. Los objetivos ambiciosos ofrecen las señales adecuadas para el fomento del cambio tecnológico en el sector de la electricidad y favorece la generación con tecnologías más limpias.

IBERDROLA ha ratificado su firme compromiso de luchar contra el cambio climático durante la Cumbre sobre el Cambio Climático que, organizada por la ONU, se celebró en septiembre de 2014 en Nueva York. La Compañía suscribió entonces objetivos planteados por la organización internacional Carbon Disclosure Project (CDP) a través de su proyecto Road to Paris 2015, que pretende lograr que en la Cumbre del Clima de la capital francesa los estados adopten medidas vinculantes y ambiciosas.

En Enero de 2015, IBERDROLA se ha adherido al CEO Climate Leadership Group, creado en el marco del Foro Económico de Davos. La Compañía se ha comprometido a trabajar de forma conjunta con el resto de las empresas durante 2015 para limitar el calentamiento global a 2ºC y aportar soluciones reales y tangibles para continuar luchando contra el cambio climático. En este sentido, IBERDROLA considera clave la cooperación entre las compañías y los responsables políticos, así como los esfuerzos del sector privado en favor de la descarbonización de la economía.

El Grupo, consciente del papel fundamental que juega el sector energético en este ámbito, cuenta con una Política contra el Cambio Climático [PDF] en la que se compromete a promover el apoyo a los acuerdos internacionales necesarios para hacer frente a este problema medioambiental, impulsar el desarrollo de tecnologías eficientes desde el punto de vista de las emisiones de gases de efecto invernadero, fomentar un uso eficiente de la energía y sensibilizar a sus clientes para que hagan un consumo energético responsable.

Asimismo, apoya el objetivo de limitar el incremento global de la temperatura a 2ºC con objetivos de reducción de emisiones ambiciosos asociados a los avances científicos en la materia y un papel importante de la señal de precio de CO2 surgida del mercado.

IBERDROLA apoya la prórroga del Protocolo de Kioto. Los países se han comprometido, una vez más, en el foro de Naciones Unidas, a formalizar unos compromisos de reducción de emisiones que permitan no superar en dos grados centígrados el incremento de temperatura media en el año 2010, pero queda pendiente el desarrollo de los mecanismos de financiación y la participación privada en la mitigación.

La Compañía firmó, de cara a la cumbre de Doha, el Comunicado del precio del carbono, destinado a los gobiernos por parte de líderes de más de 200 empresas. Esta iniciativa de The Prince of Wales’s Corporate Leaders Group on Climate Change (CLG), gestionada y desarrollada por el Programa de liderazgo sostenible de la Universidad de Cambridge (CPSL por sus siglas en inglés), promueve la tarificación del precio de carbono como herramienta para promover las inversiones en tecnologías limpias y la reducción de emisiones.

IBERDROLA tiene como objetivo alcanzar una reducción de su intensidad de emisiones del 30% para el año 2020 respecto del año 2007. Ver más información al respecto en la microsite específica: www.contraelcambioclimatico.com

Las políticas de lucha frente al Cambio Climático han influido en la gestión de las compañías eléctricas, puesto que, desde la puesta en funcionamiento del comercio de derechos de emisión, se ha introducido un nuevo factor entre los costes de generación de la electricidad: el valor del derecho de emisión del CO2

AENOR ha certificado el inventario de emisiones de gases de efecto invernadero [PDF] de IBERDROLA conforme a la norma UNE ISO 14064-1:2006 (Especificación con orientación, a nivel de las organizaciones, para la cuantificación y el informe de las emisiones y remociones de gases de efecto invernadero).

EVOLUCIÓN DE LAS EMISIONES DE CO2
  2014 2013
Volumen total (Mt) 30,0 31,8
Emisiones específicas del mix global (kg/MWh) 212 226

 

La intensidad de emisiones del Grupo IBERDROLA  es un 30% menor que la media europea, siendo una de las eléctricas europeas con menor ratio de emisiones por MWh producido. Esta baja intensidad de emisiones viene justificada por el mix de producción de IBERDROLA, con un incremento en el porcentaje de producción libre de emisiones del 55% en 2013 al 57% en 2014. La potencia instalada libre de emisiones en el Grupo asciende a 62 % siendo el resto, 31 % generación con emisiones medias (ciclos combinados y cogeneración) y sólo el 7 % con altas emisiones (carbón).

Evolución de Intensidad de emisiones de CO2 comparada con la Evolución de la Media Cuatrienal de Intensidad de emisiones de CO2

Porcentaje de reducción anual de la intensidad de emisiones ( promedios trianuales)

El Factor de emisión térmico ha descendido de 483 gr/kWh producido en 2013 a 476 gr/kWh generado en el 2014.

El principal gas de efecto invernadero generado por las actividades de la Compañía es el CO2, procedente de la combustión en la generación térmica. IBERDROLA ha asumido el compromiso público de mantenerse entre las grandes empresas europeas con menores emisiones de CO2 por kWh producido. La estrategia de la Compañía está enfocada a reducir gradualmente su intensidad de emisiones de gases de efecto invernadero, continuando el desarrollo de energía eléctrica a partir de fuentes renovables e introduciendo progresivamente las tecnologías más eficientes y menos intensivas en carbono en las instalaciones existentes, teniendo como objetivo para el año 2020 una reducción del 30 % en la intensidad de emisiones por kWh generado con respecto al año 2007.

Otros factores como los precios del combustible y del derecho de CO2, así como la hidraulicidad influyen también en el predominio de funcionamiento de cada tecnología de producción.

Notas al pie:

  • Nota (*) El Grupo tiene una importante capacidad de producción hidroeléctrica y la producción anual con esta tecnología depende del régimen de lluvias y de la situación de capacidad de los embalses en periodos determinados, sujetos a una gran variabilidad. En función de ello, la participación de otras tecnologías en la producción global también varía.
  • © 2015 Iberdrola, S.A. Reservados todos los derechos.