Esta página web utiliza cookies y tecnologías similares, propias y de terceros, para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias. Al seguir navegando aceptas nuestra política de cookies Abre en ventana nueva
Estás en | 

Compartir en:

Derrames accidentales

Iberdrola cuenta con un Sistema de gestión ambiental que tiene, entre sus principales objetivos, la prevención. Para ello, en todos los negocios del Grupo, hay implantadas numerosas medidas preventivas, tanto físicas como de actuación, definidas a través de los manuales de organización y los manuales técnicos. En los diferentes negocios del Grupo, se han establecido planes de minimización de riesgos (guías y procedimientos de emergencias, simulacros periódicos, etc) y sistemas de reporte y gestión de incidencias ambientales –“Cintellate” en Reino Unido,“Gamad” en España o “Sigop” en México–, a través de los que se previenen y controlan también los derrames accidentales, y se informa a la administración competente cuando sea necesario. Como ejemplo de las medidas de seguridad y contención para mitigar el daño, cabe citar las realizadas en España donde, a lo largo de 2015, se han realizado 338 actuaciones preventivas para evitar y mitigar el impacto de posibles derrames. Entre ellas, se incluye la construcción de 10 depósitos para la recogida de aceite en caso de vertido masivo en las subestaciones y centros de transformación, o impermeabilización de cubetos.

De todas las fugas y vertidos registrados en el Grupo Iberdrola durante el 2015, sólo 29 incidentes han supuesto derrames significativosNota (*), siendo el volumen derramado de 66,73 m3. En el caso de accidentes o incidentes poco significativos y sin consecuencias ambientales permanentes en el entorno, no ha sido necesario adoptar medidas correctoras o compensatorias. En todos los casos se ha resuelto conforme al procedimiento gracias al equipo de respuesta ante emergencias; se ha limpiado la zona contaminada y se ha procedido a la gestión adecuada de los residuos.

Notas al pie:

  • Nota (*) Se entiende por “derrame significativo” aquél que causa daño al entorno exterior de la instalación o existe un riesgo importante y debe ser notificado a la Administración. Durante la operación y el mantenimiento de instalaciones pueden producirse pequeños derrames en el interior de las mismas, que son adecuadamente tratados y, si es preciso, notificados.
  • © 2016 Iberdrola, S.A. Reservados todos los derechos.