Esta página web utiliza cookies y tecnologías similares, propias y de terceros, para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias. Al seguir navegando aceptas nuestra política de cookies Abre en ventana nueva
Estás en | 

Compartir en:

Estrategia

Un modelo energético sostenible debe dar satisfacción a diversos objetivos políticos:

  • Objetivo económico, que se puede resumir en la necesidad de suministros energéticos estables, seguros y competitivos (seguridad y garantía de abastecimiento)
  • Objetivo social, que se resume en el acceso de todas las personas a este servicio esencial en condiciones económicas asumibles (competitividad y universalidad del servicio).
  • Objetivo ambiental, que se traduce en menores emisiones y mayor eficiencia en la producción y uso de la energía, además del cumplimiento de otra normativa ambiental.

El reto en la producción de energía es disponer de un parque productivo equilibrado, capaz de responder eficazmente en escenarios de aumento de precio de los combustibles, variabilidad de recursos renovables disponibles, internalización del coste del CO2 y cumplimiento de otra normativa ambiental de carácter local.

En un contexto caracterizado por una creciente demanda social a favor de la preservación del medio ambiente, unas exigencias regulatorias cada vez más severas, y un escrutinio constante de la gestión por parte de analistas, evaluadores y diferentes agentes de la sociedad civil, IBERDROLA debe dar respuesta a los retos y oportunidades ambientales que se le presentan.

La información que se recoge en este apartado refleja el posicionamiento, los indicadores que permiten el seguimiento de ese posicionamiento y las acciones más destacadas, respecto a cada uno de los aspectos ambientales que afectan a las actividades principales de IBERDROLA.

  • © 2015 Iberdrola, S.A. Reservados todos los derechos.