Esta página web utiliza cookies y tecnologías similares, propias y de terceros, para mejorar tu visita adaptando la navegación a tus preferencias. Al seguir navegando aceptas nuestra política de cookies Abre en ventana nueva
Estás en | 

Compartir en:

Fomento de la Formación

UN FACTOR CLAVE PARA EL DESEMPEÑO LABORAL, LA ADAPTACIÓN A LOS CAMBIOS Y EL DESARROLLO PROFESIONAL

Por séptimo año consecutivo, Iberdrola impartió a lo largo de 2015 alrededor de un millón de horas de formación a sus empleados. De media, cada uno recibió alrededor de 38 horas de formación en el transcurso del año, gracias a la promoción de programas cuyo objetivo es contribuir a la excelencia de los profesionales.

La apuesta por la formación es clave en la política de recursos humanos de Iberdrola. Es un elemento esencial para:

  • El perfeccionamiento profesional para el desempeño del puesto de trabajo.
  • La adecuación de los recursos humanos a los cambios tecnológicos y organizativos.
  • La adaptación de los nuevos empleados a la Compañía.
  • Un mejor desarrollo profesional, creando expectativas de promoción.

En Iberdrola queremos que todos los empleados se sientan animados y apoyados para desarrollar los conocimientos, habilidades y comportamientos que les permitan desempeñar adecuadamente su función actual o un puesto futuro.

Sabemos que las personas aprendemos de maneras diversas, por ello defendemos el “Modelo de Aprendizaje 70/20/10”, que indica que:

  • el 70% de nuestro aprendizaje tiene lugar en nuestro puesto de trabajo (experiencia),
  • el 20% de nuestro aprendizaje proviene de otras personas (relaciones), y
  • el 10% de nuestro aprendizaje se realiza en un entorno formal (formación).
  •  

Una vez identificada una necesidad de desarrollo, este modelo puede ayudarnos a considerar la solución más adecuada. La aplicación de varias de estas soluciones de aprendizaje (blended learning) también puede ser utilizado con éxito para asegurar que los empleados tienen la confianza y el compromiso de poner en práctica nuevas habilidades.

Con la aparición de las tecnologías de aprendizaje y el aprendizaje social, surgen nuevas oportunidades de aprendizaje que nos permiten tomar mayor control de nuestro proceso de aprendizaje, planificando lo que queremos aprender y cómo realizarlo.  

En Iberdrola trabajamos para que nuestros empleados dispongan de la formación necesaria para atender no sólo a los requerimientos actuales de su puesto de trabajo, sino también para hacer frente a las exigencias de futuro derivadas de la puesta en servicio de nuevas tecnologías, equipos, instrumentos, etc., o derivadas de la necesidad de asumir mayores responsabilidades en su ámbito de actuación.

Además, velamos por la difusión del conocimiento existente en la empresa, el aprendizaje continuo y el intercambio cultural, con el fin de aumentar la eficiencia operativa gracias al uso apropiado del capital intelectual, tal y como se contempla en la Política de gestión del conocimiento [PDF].

  • © 2016 Iberdrola, S.A. Reservados todos los derechos.